ÁLVARO VALERO / PÁGINA SIETE. Una vista de la planta Puchukollo durante la inspección realizada ayer por EPSAS.