Wálter Veizaga (cen.) lleva el balón en la práctica atigrada. Foto: ARchivo Página Siete