La Paz, Bolivia

Lunes 27 de Febrero | 09:38 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias

24 horas sin dormir, una odisea

Los hermanos Nosiglia y Nogales pasaron la noche en la ruta.

24 horas sin dormir, una odisea

Juan Carlos Toro / Página Siete. Wálter y Daniel Nosiglia analizan la hoja de ruta, ayer


Juan C. Toro  / Enviado especial a Chilecito, Argentina

"Prefería correr una etapa larga a un enlace”, dijo ayer Wálter Nosiglia (hijo) después de llegar al vivac en Chilecito. "Estuvimos 24 horas despiertos. Lamentamos mucho que se haya suspendido la etapa nueve”, protestó su hermano Daniel.

 Como todos los pilotos del Dakar 2017, los corredores sintieron la odisea.  Los  Nosiglia viajaron casi 24 horas  sin dormir. En cambio el cochabambino  Danny Nogales se dio modos para  descansar "un poco” en la carretera.

Los hermanos contaron que viajaron toda la noche, montados en sus respectivas motos, porque el tramo que unía la población  de Tilcara  con  la ciudad de Salta tuvo que ser cortado debido a un derrumbe en cercanías de Jujuy.

Ambos pilotos llegaron a las 00:00 de ayer a San Antonio de los Cobres, uno de los puntos que se tenía para el reabastecimiento de combustible. En ese lugar los pilotos paceños llegaron con "mucho frío” debido al paso por el cerro de los siete colores, una de las atracciones turísticas que tiene  estas etapas en el país rioplatense.
  
 Ambos pilotos llegaron al vivac de Salta en la madrugada de ayer. No durmieron. Tenían que prepararse para el enlace.

"Esto ya pasó, tenemos ue pensar en la siguiente etapa. No quiero sufrir ninguna caída y llegar bien al final”, resaltó Waltico. 

 Nogales durmió "poco” en el camino

El corredor cochabambino no tuvo otro remedio más  que pasar la noche en la ruta entre Tilcara y Salta, luego del recorte que sufrió la etapa ocho. Nogales fue el último piloto en llegar al vivac de Salta, por lo que no tuvo tiempo de descansar  antes de iniciar el viaje del enlace. 

Bolivianos en Salta  no vieron a sus representantes

Bolivianos que radican en Salta se quedaron con las ganas de ver a los pilotos nacionales en el Dakar. Uno de ellos fue el cónsul Ricardo Díaz, quien alcanzó a estrecharle la mano a Juan Carlos Salvatierra, el primer representante nacional que pasó por Salta.

Tras el apretón, el corredor se fue al comedor para cenar y luego descansar, a la espera del enlace que se realizó ayer por la mañana con rumbo a Chilecito.

"Algunos problemas climatológicos afectaron a la competencia, pero estamos acá para saludar y apoyar a los corredores nacionales”, indicó el cónsul boliviano.

Señaló que se mantuvo en el Centro de Convenciones durante toda la tarde y vio la preocupación de los organizadores de la competencia por los problemas que se presentaron por el tema climatológico en la población de Jujuy.

"Estoy triste porque esta es una fiesta y mucha gente espera durante horas para ver pasar a un coche o una motocicleta por la ruta”, indicó el diplomático boliviano.
 
 
 



0
24