La Paz, Bolivia

Lunes 16 de Octubre | 21:55 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias

Adiós doloroso para el más grande, Bolt

Adiós doloroso para el más grande, Bolt

En la última carrera de su vida como atleta, en la final del relevo 4x100m terminó en el suelo y lesionado.

EFE / Londres
 
El jamaicano Usain Bolt, 11 veces campeón mundial y ocho olímpico, clausuró ayer  en Londres su carrera deportiva rodando por la pista lesionado en plena recta final cuando había recogido el testigo en tercer lugar en la final de relevos 4x100 metros.
 
A media recta, Bolt se trastabilló y cayó al suelo entre gestos de dolor. Allí permaneció durante dos minutos, ocultando su cara con las manos, antes de incorporarse para entrar caminando en la meta.
 
La medalla de oro fue para Gran Bretaña, que con un crono de 37.47 batió al equipo favorito, Estados Unidos (37.52), y a Japón (38.04). Un adiós doloroso para tal vez el atleta más grande de todos los tiempos, que se acercó lentamente a la meta acompañado por sus tres compañeros de relevos en la escena más dramática de los campeonatos del mundo.
 
El público británico, que lloró la lesión de Bolt, encontró consuelo con la victoria de los suyos. Chijindu Ujah, Adam Gemili, Daniel Talbot y Nethaneel Mitchell-Blake lograron la hazaña de batir a un cuarteto que contenía al campeón y al subcampeón del mundo individuales, Justin Gatlin y Christian Coleman.
 
El mundo seguirá girando después de Bolt. La evidencia, recalcada por el presidente de la IAAF, Sebastian Coe, cada vez que se le pregunta por el futuro sin el astro jamaicano, se ajusta al engranaje del planeta, pero es dudosa para el ámbito del atletismo. El rey de los deportes, sumido en una crisis desde hace lustros y con la imagen destrozada por el dopaje y la corrupción, se queda huérfano con la retirada del hombre sobre cuyas espaldas ha gravitado el crédito del atletismo desde hace 10 años, Usain Bolt. Cuando el juez de salidas español Jordi Roig, que también había empuñado la pistola en el último 100 del jamaicano, efectuó el disparo que ponía en marcha la final de 4x100 metros, las gradas abarrotadas del estadio estallaron en un rugido atronador.
 
El clamor no perdió un solo decibelio de intensidad hasta que el cuerpo de Bolt dijo basta a media recta. Ahí empezaron a oirse los lamentos, antes de recuperar el entusiasmo al ver que quienes ganaban eran los suyos. Antes, en el 4x100 femenino, la campeona individual, Tori Bowie remató la victoria de Estados Unidos con un tiempo de 41.82, con Gran Bretaña segunda (42.12) y Jamaica tercera (42.19). Allyson Félix batía así el récord de medallas en mundiales, con 15. Se fue el más grande. Cuando más recia es la dictadura mediática del fútbol, Bolt ha ilustrado miles de portadas en medios de comunicación de todo el mundo con poses espectaculares, números coreográficos, con su enorme corpachón lanzado a toda velocidad hacia la meta por las calles centrales, varios metros por delante de todos los demás.
 
Los aficionados siguieron en Londres con el corazón en un puño, sobrecogidos por la emoción y conscientes de estar asistiendo a un acontecimiento histórico, la última carrera del hombre que siempre quiso ser una leyenda del deporte y trabajó muy duro, destrozándose la espalda, para convertirse en mito viviente. Su trayectoria descomunal -11 medallas de oro y 15 en total en mundiales, ocho (todas de oro) en Juegos Olímpicos- se extinguió este sábado en el mismo estadio de Stratford que cinco años atrás fue el escenario de su segunda exhibición olímpica.
16
2