La Paz, Bolivia

Martes 22 de Agosto | 22:14 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias

Los “Ispis de la música” ganan por debajo del sueldo mínimo

Según datos del Sindicato de Músicos, la medida tributaria afectaría a los nuevos talentos. Un grupo logra dos contratos al mes y los nuevos se presentan gratis.

Los “Ispis de la música” ganan por debajo del sueldo mínimo

Foto: Sara Aliaga / Página Siete. Los artistasbrindaron ayer una conferencia de prensa en el Hotel Torino.

José Antonio Vásquez  / La Paz

"Ispis de la música”. Así  se autodefinen  los integrantes  de grupos musicales   que  en un mes  no alcanzan a ganar el salario mínimo nacional (1.805 bolivianos). Según  los representantes de este sector, la disposición del Servicio de Impuestos Nacionales afectará de forma más dura a los artistas que dan sus primeros pasos en la escena musical.

    La denominación de "ispis de la música” nace también en referencia a las más recientes  declaraciones del ministro de Economía y Finanzas Públicas, Luis Arce Catacora, quien  hizo una comparación entre los músicos que ganan mucho y no pagan impuestos (tiburones) y los  artistas que recién comienzan sus actividades (peces pequeños).  Al respecto,  el secretario ejecutivo del Sindicato de Músicos Profesionales de La Paz y El Alto, David Aguilar Ramos, sostuvo que el sector artístico musical está representado por "los peces pequeños o ispis” que en su mayoría  por mes no ganan ni la mitad del salario mínimo nacional.

    "El Ministro de Economía  dijo que hay tiburones y hay peces pequeños. Nosotros diríamos que hay  ballenas,  tiburones e ispis. Los ispis somos nosotros, los artistas que tenemos sueldos bajos y míseros con los que ni siquiera conseguimos ganar al mes un salario mínimo nacional  1.805 bolivianos. Las ballenas en este caso son pues los  prestes que traen grupos del exterior con precios excesivamente caros”, sostuvo Aguilar.

El dirigente aseguró que más del 90% de los conjuntos musicales cobran alrededor de  4.000 bolivianos por tocar en una fiesta privada. Pero ese monto no sería la ganancia total, ya que  "ellos tienen que pagar por otros servicios antes de llevarse el dinero al bolsillo”.

Según  datos del Sindicato de Músicos, de los  4.000 bolivianos, el 10% se destina a la persona o la comercial que consigue el contrato. Luego, otra parte se destina al alquiler del sonido que equivale aproximadamente a    1.200 bolivianos. A eso se suma  100 bolivianos al pago de las personas que trasladan los equipos y  300 bolivianos al transporte.

Al final, según Aguilar,  la agrupación sólo se quedaría con un   total de   2.000 bolivianos que se reparten, en algunos casos, entre siete integrantes o más. 

"Nos tocaría a 285 bolivianos a cada integrante que tienen que estirar  para sobrevivir en el día a día. Hay que tener en cuenta que nosotros no trabajamos de lunes a viernes sino sólo los fines de semana.  Si tenemos  suerte trabajamos tres veces al mes y si trabajamos una vez cada fin de semana es como sacarse la lotería”, exclamó Aguilar.

El integrante de la agrupación Son Dinamita, Cesar Rojas,  dijo que la contratista del conjunto apenas consigue  uno o dos contratos al mes. Y, antes de repartir las ganancias entre los diez integrantes,  se debe pagar el alquiler de sonido, luces, transporte, etc. "Algunas veces tenemos que presentarnos de forma gratuita en los pubs o en prestes para promocionarnos.  Por lo general en los prestes no te pagan o te dan un pago ínfimo”, acotó. Agregó que en más de 35 años de vida artística no vio que el  Estado apoye  a ese sector. "Los artistas tenemos que vivir de lo que podamos encontrar”, lamentó.

El director del conjunto  folklórico Semilla, Cesar Cámara, contó que en los primeros 15 años trabajaron ad honorem porque el grupo no se formó con una finalidad lucrativa sino por el amor a la música. Según el artista, la situación económica ha mejorado  en los últimos años. "Somos 10 integrantes y ganamos alrededor de 2.400 bolivianos al mes y eso tiene que alcanzarnos para pagar el colegio de nuestros hijos, la comida, la vivienda, salud, etc. Y si hay meses en los que trabajamos más, tenemos que buscar la forma de ahorrar ese dinero porque tampoco tenemos seguro de salud o jubilación”, aseguró.

Marcelo Peña, integrante de la agrupación folklórica Luz del Ande, contó que el país no cuenta con suficientes escenarios para los artistas. "En Bolivia no podemos vivir de la música y por eso tenemos que irnos a tocar a otros países”, 
se expresó afligido.

 

Gobierno espera propuesta de ley de artistas

El Ministerio de Economía y la Confederación Nacional de Músicos de Bolivia, que aglutina a bandas, grupos electrónicos y folklóricos, acordaron ayer que ese sector elaborará y presentará una propuesta de ley referida al pago de impuestos de los artistas y músicos del país.

 "Hemos escuchado la problemática que tienen ellos.  (...) Lo que haremos es esperar una propuesta de ley que  van a traernos para los artistas y músicos de nuestro país, para que podamos trabajar en ello”, dijo el ministro de Economía, Luis Arce en conferencia de prensa.

Por su parte, el presidente de la Confederación Nacional de Músicos de Bolivia, Gonzalo Choquehuanca, señaló que se aceptó el reto de elaborar un proyecto de ley para el tema impositivo del sector y pidió a la población no dejarse manipular por información "malintencionada” que busca causar zozobra en los artistas y músicos del país.

42
7

También te puede interesar: