La Paz, Bolivia

Martes 26 de Septiembre | 07:02 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias

ICCO y Manq’a incentivan a los jóvenes emprendedores

“Emprendimiento y Plan de Negocios” convoca a jóvenes de entre 18 y 35 años que tengan una idea o un negocio en funcionamiento en el rubro de la hospitalidad.

ICCO y Manq’a incentivan a los jóvenes emprendedores

Desde junio , el programa ya ha formado a 350 jóvenes de La Paz, El Alto y Sucre. Foto: Cortesía

María Ortiz García  / Inversión
 
A través del programa Emprendimiento y Plan de Negocios, ICCO Cooperación y Manq’a convocan a jóvenes de entre 18 y 35 años que tengan ideas de negocios o emprendimientos en funcionamiento en el rubro de la hospitalidad para capacitarlos de manera gratuita y apoyarlos en la búsqueda de financiamiento.

Con el apoyo del Fondo Multilateral de Inversiones del grupo BID, ICCO  y Manq’a han implementado un programa de desarrollo empresarial que apuesta por mejorar las oportunidades económicas y la calidad de vida de los jóvenes de bajos ingresos en las ciudades de El Alto, La Paz y Sucre. Una propuesta que nace tras la experiencia de ICCO con las Escuelas de gastronomía Manq’a, donde muchos de los jóvenes que tienen  una idea de negocio ven obstruidos sus planes por la falta de habilidades empresariales necesarias para poder implementarlas.

"Actualmente ICCO tiene 10 escuelas de gastronomía distribuidas en diferentes zonas de El Alto. En ellas son muchos jóvenes los que participan (...)  y ellos mismos manifestaban la idea de que al terminar la formación de gastronomía como tal querían poner su restaurante, su cafetería... y fue a partir de ahí que nació la idea de centrar el programa en el rubro de la hospitalidad”, manifestó Claudia Sejas, responsable del programa.

El sector de la hospitalidad, que engloba actividades vinculadas a la gastronomía, el turismo, la hotelería y los servicios, es un rubro potencial de cara al emprendimiento, ya que  el flujo de turistas genera un crecimiento de estas actividades, lo que hace que los negocios creados puedan crecer a la par que el sector turístico.
 
Apuesta por el autoempleo
 
El programa de intervención y formación en cultura emprendedora y plan de negocios implementa un modelo de formación en dos fases.

La primera fase, en  la que se trabaja la idea de negocio, tiene una duración de una semana: cuatro horas al día en horario de mañana o tarde.

"En esa semana los jóvenes arman sus planes de negocio y en función a la idea que tengan y a su potencial, pueden pasar a una segunda fase de asesoría”, apostilló Sejas.

Durante la segunda fase, los jóvenes reciben asesoría técnica para que puedan mejorar la parte de gestión empresarial. En este sentido, reciben una formación específica en marketing y finanzas para que perfeccionen sus planes de negocio y, asimismo, se les asesora desde un punto de vista socioemocional.

"En las charlas que dan los asesores se vinculan con las personas en aspectos personales como la autoestima o se les muestran casos específicos para que ellos vean dónde podrían llevar a cabo sus negocios. La mayoría de los emprendimientos en Bolivia terminan por temas personales”, apotilló Sejas.

Capital semilla

Además, durante el programa, preparan a los jóvenes para el primer concurso de capital semilla, mediante el cual aquellos que tienen ideas de negocio pueden recibir hasta 400 dólares y aquellos otros que ya tengan sus negocios en funcionamiento pueden obtener hasta un máximo de 600 dólares.

Pero el programa no termina con el concurso. Durante un año, ICCO realizará un seguimiento a los proyectos acompañando a los jóvenes en la implementación de sus ideas o en el seguimiento de sus negocios  con el fin de garantizar su sostenibilidad en el tiempo.

"Con el fin de que mejoren sus funciones, a los jóvenes que tienen negocios en funcionamiento también se les brindan horas de asesoramiento personalizadas. Nuestros asesores van a sus negocios, les ayudan a mejorar sus costos, la parte administrativa, el manejo de personal o el manejo de la parte logística de los insumos”, explicó Sejas.

Asimismo, a los jóvenes que cuenten con buenas ideas pero que no hayan logrado obtener capital semilla en el concurso, ICCO los vincula con una entidad financiera para que puedan obtener financiamiento.

"Tenemos una alianza con el Banco de Desarrollo Productivo (BDP), donde también los acompañamos a hacer su gestión de crédito (...) Y dentro de nuestra formación estamos haciendo convenios con entidades financieras para dar  a los jóvenes educación financiera”, dijo Sejas.
 
El programa, que comenzó en junio con los chicos del primer ciclo de escuelas Manq’a, ya ha llegado a 350 personas y se espera que en los próximos tres años forme a más de 3.000  jóvenes.
 
Con este programa, ICCO espera solventar el gran problema de la demanda laboral en el país. Es por eso que este proyecto incentiva a los jóvenes a generar autoempleo, convirtiéndose ellos mismos en dueños de unos negocios que buscan ser autosostenibles en el tiempo.
4
0

También te puede interesar: