La Paz, Bolivia

Lunes 29 de Mayo | 23:39 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias
Guadalupe Peres Cajias
Alias agatha

¿On est tous de sauvages?

¿On est tous de sauvages?
"Somos todos salvajes” es la inscripción, traducida al español, que reza en un cartel colgado al cuello de un indígena sioux. Él, a su vez, pende de un árbol. La respiración se la cortaron un grupo de franceses. Es 1823 y ellos, como otros "civilizados”, han invadido las tierras de los nativos norteamericanos guiados por el espíritu colonizador.

En esta escena de The revenant, la última película de Alejandro González Iñarritu, se resume un interesante componente del guión: las contradicciones del proceso civilizatorio y de la condición humana que lo ha encaminado.

El director afirmó que el periodo que se narra "es un momento de injusticia (…) un momento que sigue siendo relevante porque sorprendentemente no hemos mejorado tanto”. A partir de este comentario, y de las reflexiones que genera una de las obras cinematográficas más completas que haya presenciado en los últimos años, quisiera analizar: ¿cómo avanzó el proceso civilizatorio en los hitos y el contexto del mencionado filme?

La producción de G. Iñarritu tiene dos protagonistas fundamentales, Hugh Glass (Leonardo Di Caprio) y muy imponente a lo largo de la cinta… la naturaleza.

El punto de inflexión en la historia original, y en la película, es la pelea entre Glass y una osa. Ésta intenta defender a sus cachorros, mientras el explorador trata de agredirla, incluso con balas. La osa fallece y él se salva  gracias a la piel del animal, paradójicamente.   

En 2015, el estado de Florida permitió la caza controlada de osos, aunque ésta había sido prohibida durante 21 años.

En una sola jornada más de 200 osos fueron asesinados. El fin de tal cometido se habría justificado por el incremento en las denuncias de agredidos por este animal -habrá que ver cuántos de estos osarán invadir el territorio de otras "madre oso”, que defendían a sus cachorros- y por la afición que despierta esta práctica. El cazador Rick Sajko declaró al Miami Herald que él "esperó 20 años para matar a un oso”. Me pregunto cuán civilizada puede ser tal afirmación.

Otro elemento central en  The revenant, según su director, es el paralelismo y la complementariedad entre la travesía de Glass y la de un líder indígena,  motivadas por su amor paternal. El futuro de los niños y jóvenes de las comunidades indígenas norteamericanas estaba alterado por el incremento de los ataques a las mismas, cometidos por quienes se autodenominaban "civilizados” –desde el periodo colonial hasta el que narra Iñarritu-. Las consecuencias de esta alteración fueron múltiples y complejas.

Por un lado, los ataques contribuyeron a una considerable reducción de la población indígena norteamericana. L. Lord (1997) evidenció el debate sobre el número de habitantes al "norte del Río Grande” (Norteamérica), antes de la Colonia. El menor índice planteado es de 900 mil y el mayor supera los 12 millones. En todo caso, el articulista afirma el "colapso catastrófico desde 1492”. Actualmente, según el censo de 2010 en Estados Unidos, la población indígena mestiza es de 2.3 millones (0,7% del total) y la que se autodenomina exclusivamente como indígena es de 2,9 millones (0,9% del total).

Además, según un reporte de las Naciones Unidas (2010), una mujer indígena norteamericana tiene cinco veces más probabilidades de ser asesinada violentamente que una que no lo es. Y cualquier sujeto indígena norteamericano tiene cuatro veces más probabilidades de ser arrestado, que uno que no lo es.

¿La exterminación y sometimiento de los pueblos originarios norteamericanos habrá sido la mejor manera de concretar la "civilización”? Quizás por eso Glass recomienda a su hijo mestizo "desaparecer para poder sobrevivir (…) ellos no escuchan lo que dices, sólo ven tu piel”.

Sin embargo, los giros de la historia de The revenant plantearán lo contrario: la afirmación del ser, de la vida y la complementariedad con su entorno natural. Y ésa, queridos lectores, debería ser la consigna para el actual y el futuro proceso civilizatorio.

Guadalupe Peres-Cajías es docente universitaria y especialista en investigación en comunicación.
13
3
Comentarios

También te puede interesar: