La Paz, Bolivia

Miércoles 20 de Septiembre | 12:41 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias
Ventana al mundo

Votación y Colegio Electoral en Estados Unidos

Votación y Colegio Electoral en Estados Unidos
Por falta de adecuada información, muchos quedan sorprendidos por la forma en que se elige al presidente de los Estados Unidos de América. En ese país la elección es indirecta, es decir, el pueblo elige un Colegio Electoral  de 538 miembros sobre la base de la distribución de población entre los 50 estados. California tiene el mayor número de electores: 55. El estado libre asociado de Puerto Rico no participa de las elecciones nacionales. 

Los candidatos a la presidencia y vicepresidencia que obtienen la mayoría absoluta de electores ganan, sea que hayan tenido mayor o menor votación popular. Es más, se han dado unos pocos casos en los que el candidato perdedor obtuvo más votos pero por tener menor cantidad de electores perdió su chance de ser presidente. Ya ocurrió en 1876, 1888, 2000 (Al Gore vs.
 
George W. Bush) y sucedió nuevamente en los pasados comicios del 8 de noviembre. Hillary Clinton tuvo más votos que Donald Trump, pero éste salió victorioso en el Colegio Electoral y, por tanto, asumirá la presidencia -cuatro años de mandato con posibilidad de ser reelecto una sola vez- el próximo 20 de enero de 2017.

El Colegio Electoral estadounidense fue establecido constitucionalmente en 1787. Los ciudadanos votan en cada estado para elegir una lista de "electores”, obviamente  comprometidos a votar por su partido. Los candidatos con mayoría absoluta de votos electorales son elegidos presidente y vicepresidente  tan pronto el Congreso certifica el voto del Colegio Electoral. En otras palabras: el pueblo sólo indirectamente elige, el voto popular no es la base para elegir al presidente o vicepresidente.  El ganador en un estado -aunque sea por un solo voto- arrastra consigo la totalidad de electores de ese estado, con la excepción de Maine y Nebraska, que tienen modalidades específicas. Una mayoría absoluta de votos electorales (hoy 270) implica ganar la presidencia y la vicepresidencia.

A primera vista la elección en EEUU pareciera ser "injusta” y contraria al mandato popular, pero se ha visto en la práctica de más de 200 años que funciona; son muy pocas las veces  que el voto mayoritario no coincidió con el ganador.  Hay un motivo muy poderoso para la elección indirecta y eso marca sin duda el talento de los Padres Fundadores de la gran nación del norte.
 
Si la elección fuera directa, los estados grandes y más poblados se verían de inmediato favorecidos; inclusive sería posible elegir la fórmula presidencial ganadora sin que participen estados pequeños y menos poblados. En un país de dimensiones continentales como sin duda Estados Unidos lo es, una elección directa  implicaría que entre mega-urbes (Los Ángeles, Chicago, Nueva York, etcétera) y estados con mayor población podrían dirimirse los comicios, dejando de lado importantes zonas del interior del país. La modalidad del Colegio Electoral equilibra las cosas, hace que el ganador sea geográficamente nacional y de ninguna manera fruto de campañas  centradas en áreas con mayor población o consecuencia de peculiares componendas políticas.

Siempre se discutirán las virtudes o los defectos del régimen electoral norteamericano, aunque dudo que a corto plazo se promueva una reforma constitucional para cambiarlo. El sistema arrastra consigo la sabiduría de los tiempos.
 
Agustín Saavedra Weise  es economista y politólogo.
49
15

También te puede interesar: