La Paz, Bolivia

Domingo 28 de Mayo | 18:18 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias
Agustin Saavedra Weise
Ventana al mundo

Persiste atraso tecnológico en el fútbol

Persiste atraso tecnológico en el fútbol
En una nota de marzo pasado anticipé que el ente encargado de supervisar y/o modificar reglas, el International Football Association Board (IFAB) -País de Gales, Reino Unido-, finalmente decidió aceptar parcialmente el uso de tecnología y revisó otras normativas. Por lo visto, hasta el momento, en la Copa América poco de eso se aplicó o se constató. Y si no me creen pregunten por el dudoso gol peruano que eliminó a Brasil o por el penal que le regalaron a Chile contra Bolivia en el minuto 98. Y conste que sólo comento dos "perlitas”, hay mucho más. El retardo tecnológico ya resulta insoportable.

  Durante estos últimos 10 años he venido insistiendo mediante  varios comentarios en la necesidad de incorporar la tecnología al fútbol. He aquí un deporte  inmensamente popular pero, en paralelo, el que menos tecnología ha incorporado hasta el momento. Y por eso es un juego muy atrasado, con garrafales fallas  humanas que a veces definen injustamente un campeonato, y que no fueron resueltas previamente con la ayuda de la tecnología antes de la decisión final de convalidar o no convalidar determinada acción. 
 
Mientras el resto de los deportes avanza en transparencia con el uso de la tecnología, el balompié se pierde en el rincón oscuro de las suspicacias por  rumores sobre pagos extramuros de diversa naturaleza y un sinfín de sospechas -a mi entender muy justificadas- que cada tanto se levantan cuando alguna decisión arbitral llega a los límites del escándalo. 
 
 Lo que dicen los dirigentes de la FIFA acerca de "quitarle autoridad al referí” con el uso de la tecnología o aquello del "encanto del juego” son disparates. Sus primos del rugby incorporaron la tecnología desde hace tiempo; ello reforzó aún más la autoridad del árbitro, cuyas decisiones no se discuten, son aceptadas sin chistar. El referí en el rugby es juez supremo:  ante un mínimo gesto en su contra el jugador de turno será expulsado o amonestado.
 
Asimismo, el rugby ganó mayor popularidad y encanto con fallos correctos por estar supervisado tecnológicamente; todo lo contrario de lo que con demagogia predica la FIFA.
 
 Eso de "quitarle” autoridad  al colegiado tampoco tiene validez. Otro de los pretextos de la FIFA  es que el "fútbol es movimiento” y que "parar el juego para observar jugadas dudosas le hace perder fluidez”. Más disparates…
 
Cuando se arma tremendo lío por un mal fallo y los jugadores comienzan a protestar arremolinados o persiguen al árbitro por toda la cancha se pierde más tiempo y se crea un clima tenso de difícil solución posterior.
 
 Agreguemos a ello el potencial drama de violencia que se puede generar (de hecho sucede con frecuencia) en las tribunas por hinchas enfurecidos ante lo que consideran -o fue- una mala decisión del referí. 
 
Una FIFA, hoy en día cuestionada por múltiples actos de corrupción, debería ser la más entusiasta en brindar el máximo de transparencia. Sin embargo, el órgano rector a nivel mundial sigue reacio al cambio o lo acepta por cuentagotas. Aquí hay un lamentable "lapsus” en la dirigencia internacional del balompié o algo que no entiendo, incluyendo tal vez "gato encerrado” y la inveterada costumbre de "arreglos” fuera de cancha, cosa que con la tecnología se haría muy difícil y hasta imposible. Los hechos violentos que rodean al fútbol muchas veces se crean sobre la base de pésimos cobros arbitrales o sospechas sobre partidos ”pactados”. Mayor razón para no seguir postergando el uso de medios tecnológicos al alcance de todos.

Agustín Saavedra Weise es economista y politólogo. 
www.agustinsaavedraweise.com
20
1
Comentarios

También te puede interesar: