La Paz, Bolivia

Martes 17 de Octubre | 03:53 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias

Nuestro gobierno de derecha

Nuestro gobierno de derecha
Hace algún tiempo encontré a una amiga, vieja luchadora por los derechos humanos, y mientras esperábamos el turno de atención en un banco conversamos sobre lo que todo ciudadano conversa: los escándalos del Gobierno y su discurso lleno de contradicciones. Comenté que iba a escribir un artículo titulado "Nuestro gobierno neoliberal” y ella replicó: "Los neoliberales por lo menos sabían lo que hacían”. 
 
Cambié el título del texto convencido de que le hacemos un regalo injustificado al Gobierno boliviano cada vez que usamos la palabra "izquierda” para calificarlo. Desde cualquier ángulo que analicemos su gestión, veremos que es un régimen autoritario, conservador y de derecha. 
 
Si dejamos de lado los discursos machacones, falsos y disonantes del Presidente y del Vicepresidente, nada indica que una ideología de izquierda caracterice en realidad la orientación política de ambos en cualquier campo de la acción pública. 
 
¿Todavía hay alguien que honestamente crea que el fogoso discurso para parvularios tan elaborado por el Vicepresidente y tan simplón (pero más efectivo) del Presidente corresponden con la política de desarrollo del régimen? 
 
El ejemplo paradigmático es sin duda la "nacionalización”, que sólo existe en el discurso oficial, ya que todos sabemos que no se nacionalizó ni una molécula de gas: lo que se hizo fue renegociar los contratos con las mismas empresas multinacionales en mejores condiciones, como ya se había determinando antes de que Morales asumiera el poder.
 
Estas características esenciales del régimen del MAS me permiten calificarlo como un gobierno de derecha:
 
 El Gobierno tiene una política: a) rentista (bonos) que no genera empleo, b) extractivista y contraria a la Madre Tierra (concesiones a petroleras y mineras en parques nacionales), c) antiindígena (TIPNIS), d) no respetuosa de los derechos humanos (se niega a desclasificar los archivos de las dictaduras), e) autoritaria (no dialoga, persigue), f) arbitraria (eliminó mecanismos de transparencia, 67% de los contratos se hacen sin licitación), g) manipuladora (usa los medios públicos para la propaganda de una persona y de un partido), h) caracterizada por la mala gestión de los bienes del Estado (Enatex y otras empresas en quiebra, contratos oscuros como los de Jindal, CAMC y YPFB). 
 
¿Eso caracteriza una política "de izquierda”? ¿Qué define a un gobierno de izquierda? 
 
Un gobierno progresista, aunque no fuera de izquierda, crearía empleo, combatiría el contrabando y el narcotráfico, haría una mejor distribución de la riqueza entre los más pobres, lucharía por una educación de calidad (no sólo de cantidad), por un sistema de salud digno que evite que los bolivianos con dinero se vayan a tratar sus males al extranjero, por un presupuesto para la justicia que evite el estado lamentable en el que se encuentra ahora. En 11 años, uno de los gobiernos más largos de nuestra historia republicana, no ha sido capaz de hacerlo. 
 
Lo único que ha sabido hacer Evo Morales es gastar sin ton ni son. La bonanza económica le ha permitido brillar multiplicando obras públicas, carreteras y edificios que luego colapsan, canchitas de césped sintético y grandes coliseos, pero en 11 años no ha cambiado en lo fundamental la estructura social y política del país, a pesar de una Constitución Política del Estado que tiene aspectos innovadores y revolucionarios, pero que, una vez más, se quedó en el papel y es violada cuando así le conviene al régimen, con la complicidad de su brazo legislativo, la Asamblea Plurinacional. 
 
La gran preocupación de este gobierno de derecha parece ser satisfacer la megalomanía de Evo Morales, endiosado por los lambiscones que lo rodean. Eso le permite realizar gastos absurdos con un alto costo para el erario (palacio de gobierno, palacio legislativo, satélite, avión presidencial, aeropuerto de Chimoré, museo de Orinoca, central nuclear y otros caprichos). El gran caudillo inflado por la soberbia, es tan de izquierda como Kim Il-sung y su dinastía de sucesores: de la boca para afuera. 
 
 En los temas de corrupción, los funcionarios del régimen han hecho cerco en torno al mandamás para salvar su imagen, dispuestos a sacrificarse si es necesario para preservar la figura del gran líder. Personajes de segunda línea que solamente cumplen órdenes, son "fusibles” descartables en el corto circuito de irregularidades. 
 
 Por su proverbial autoritarismo, Evo Morales es el máximo responsable del tráfico de influencias y de la corrupción, porque en su nombre y con su venia se hace absolutamente todo; mientras él construye la fachada de que no está al tanto, de que está demasiado ocupado inaugurando escuelitas en algún rincón del país y jugando fútbol todos los días. 
 
Alfonso Gumucio Dagron es comunicador social y experto en comunicación para el desarrollo.
260
8

También te puede interesar: