La Paz, Bolivia

Sábado 29 de Abril | 22:59 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias
Andres Gomez Vela
Tinku verbal

Correo electrónico al pasado

Correo electrónico al pasado

Andrés Gómez Vela

Hoy es mi cumpleaños 34 y hoy murieron otras 50 personas en otra batalla por un poco de agua. Ya perdí la cuenta de las víctimas. Hasta hace cinco años la llevaba con exactitud, ahora es imposible por la frecuencia. La sobrevivencia es cada vez más difícil por la escasez. En casa hay apenas ración para los próximos 10 días, después volveremos a otra batalla por otro poco de agua y alimentos para prolongar la existencia.
 
Se cumplió nomás la advertencia que hizo hace 41 años el científico alemán Joerg Seifert-Granzin. El Lago Titicaca se fragmentó el 2030 en tres partes permanentes, justo en el umbral de mi adolescencia. Hoy agoniza como un enfermo de cáncer terminal. Morirá como el Lago Poopó de Oruro, sentencia la anciana Claudia, cuyos ojos miran a cualquier parte cuando recuerda ese episodio. "Me duele que no hayamos hecho nada para cuidarlo; desapareció en el año 10 del presidente que juró que amaba a la Pachamama”. 
 
Los científicos de casi todas las universidades responsabilizan de las consecuencias de hoy a gente como tú que vivió entre finales del Siglo XX y el primer tercio del Siglo XXI, y no entendió el peligro que representaba el cambio climático.
 
Me animé a escribirte este correo electrónico hoy 20 de noviembre de 2050 porque tuve un mal presentimiento.
 
Y aunque sé que no me llegará tu respuesta, lo más importante es que te respondas tú mismo. ¿Por qué no tomaste en cuenta a los científicos y Sí te emborrachaste con demagogos que gobernaron Bolivia durante años? ¿Acaso no te alertaron oportunamente que iban a desaparecer los glaciares? Pues, desaparecieron y ahora el Illimani es como un cerro más, aunque los más optimistas dicen que aún tiene nieve en su pico. 
 
Y aunque no creas, hace años que la población de La Paz y El Alto no crece por falta de agua; y el altiplano, donde dicen que producía, papa, oca, quinua, es hoy un territorio yermo.
 
Cuando leí a Joerg Seifert-Granzin, quedé azorado porque acertó en todo. ¡Imagínate, lo dijo en 2009! 
 
El Chaco, cuyas entrañas mantuvo los lujos del demagogo más grande que tuvo Bolivia, es hoy un desierto por el déficit de lluvias. Y la gente que vivía ahí migró no se sabe a dónde. A Tarija no han podido ir porque de ser tierra de la uva y el vino pasó a ser tierra de granizos. 
 
Tú y tu generación creyeron que nos dejaban una "abundante” herencia: edificios, dinero, joyas, autos, teleféricos, palacios. Pero no nos dejaron lo más importante: una casa habitable. En otras palabras, nos dejaron en la ruina. 
 
Un día, en un arranque de desesperación, un sobreviviente pachamamista aconsejó comer coca; imposible era como hacer sopa de dólares.
 
¿Recuerdas? Los grandes ecosistemas de las tierras bajas: el Chaco, la Chiquitania y la Amazonia estaban conectados, ahora están fragmentados. Beni dejó de ser ganadero porque las inundaciones son descomunales. Santa Cruz también. Y lo que fue la capital económica del país, es hoy la capital de la contaminación, donde hay que caminar con máscaras purificadoras de aire. 
 
¿Por qué dejaron acabar la selva a cambio de unos arbolitos? Tal es el calentamiento global, que la temperatura en La Paz llega a 30 y 35 grados. Sí, y hay dengue y malaria. Y en Cochabamba está el mayor índice de personas con enfermedades bronquiales. 
 
¿Por qué no reaccionaron cuando la experta Natalia Calderón advirtió también en 2009 sobre una desertización de tierras agrícolas, baja producción, sabanización de la amazonia y pérdida del 30% de especies?
 
No hicieron nada para bajar el nivel de emisiones de gases de efecto invernadero (CO2). Por el contrario, dejaron construir carreteras por medio de la selva y destruir parques nacionales en busca de petróleo y gas. Vivieron bien para que nosotros, sus hijos y nietos, vivamos mal.
 
Como te dije, hoy es mi cumpleaños 34, nací el 20 de noviembre de 2016, justo por esos días que había crisis de agua. 
 
Te escribo porque dicen que a veces los tiempos diferentes chocan en un mismo espacio. Confío que choquen los nuestros y sepas lo que tus lujos y tu miedo causaron en el futuro que venía detrás de vos. Paro aquí el correo porque reportan otros 100 muertos en otra batalla por el agua.

Andrés Gómez Vela es periodista.
1046
36

También te puede interesar: