La Paz, Bolivia

Lunes 21 de Agosto | 13:48 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias
Andres Gomez Vela

Las mentiras azul viscoso en el TIPNIS

Las mentiras azul viscoso en el TIPNIS
Nada hubiera pasado si el presidente Evo Morales no hubiera organizado dos eventos "mundiales” para gritar: ¡Planeta o Muerte!, y se hubiera autoproclamado defensor de los pueblos indígenas. Todos hubieran aceptado en silencio su magnánima decisión de hacer una carretera por la mitad del TIPNIS si no hubiera dicho que los derechos de la Madre Tierra son más importantes que los derechos de los seres humanos.
 
Pero hay algo peor que la autofagia de un político: sus mentiras, y que crea que éstas son verdades, como en el caso TIPNIS, que convirtió al gobierno del MAS en una máquina de mentir.
 
Mentira 1: "Los indígenas pidieron una carretera por la mitad del TIPNIS”. ¿Crees que los yuracares, moxeños y chimanes son imbéciles como para pedir una carretera a 30, 50, 80 kilómetros de su casa para sacar sus productos al mercado?
 
Mentira 2: "La carretera beneficiará a las comunidades”. Si esa vía se realizara por el trazo proyectado por el Gobierno, 62 comunidades quedarían excluidas y sólo dos se beneficiarían. Es decir, los indígenas seguirían por los ríos y los cocaleros de Evo por el nuevo camino. ¿A quién beneficia?
 
Mentira 3: "Mientras siga la Ley de Intangibilidad, no podemos llevar ni salud ni educación”. La Constitución en materia de derechos fundamentales es de aplicación directa, eso dice el artículo 13. ¿No saben los masistas ni lo que escribieron? La educación, la salud y otros derechos no requieren leyes de desarrollo. Como castigo, Evo y sus amigos deben escribir en un cuaderno de 21060 hojas: "Debo cumplir la Constitución. Debo Cumplir la Constitución”.
 
Mentira 4: "La carretera llevará desarrollo”. Hay caminos, como a Bombori, Norte de Potosí, donde los niños corren detrás de los vehículos esperando que caigan desde los vehículos unas monedas o algo de comer.  ¿Dónde está el desarrollo? Recuerda, los indígenas mendigos que están alrededor de la plaza Murillo llegaron precisamente por las carreteras en busca del vivir bien.
 
Mentira 5: "Hablando de la intangibilidad, usted no puede sacar una hoja, es decir, no puede hacer una escuela, un hospital, no puede hacer perforaciones para colocar agua potable para los compañeros”. Esta declaración del Vicepresidente es una confesión de genocidio. ¡¿Cómo han podido aprobar Evo, García y los masistas una ley para matar a tres pueblos indígenas? Hay que ser muy inhumano para condenar a la miseria a quienes les gusta llamar "hermanos”. Caín quedó chico al lado de los Socialistas del Siglo XXI, ni los españoles promulgaron una ley para que los indígenas no toquen su tierra. Es como que tu hijo te pida matarlo de hambre y tú lo haces, en lugar de evitarlo. Es un crimen.
 
Mentira 6: "Hicimos una consulta y los indígenas pidieron carretera”. No hubo consulta previa, libre e informada como señala la Constitución. Hubo una posconsulta de engaño. Como prueba, dos muestras que están en el informe del Defensor del Pueblo (del verdadero, no del que impuso el MAS).
 
El punto 5 dice: "Desde los derechos humanos no tiene lógica ofertar a las comunidades indígenas beneficiarias una alternativa de sacar su producción a los mercados locales y acceder a servicios como atención en salud entre otros cuando no se sabe a ciencia cierta por dónde pasará esta supuesta carretera y cómo se empalmaría con las comunidades”. El Gobierno engañó a los pueblos indígenas, no les dijo por dónde pasaría la carretera, pero les habló como si fuera a pasar por las comunidades.
 
El Punto 8 señala: "Las argumentaciones (material de apoyo y sus propios discursos) de las instancias consultantes sobre la intangibilidad como objeto de la consulta se han caracterizado por una indebida inducción para que los y las consultadas rechacen esta cualidad del TIPNIS ante el temor y la zozobra de no poder extraer ningún recurso alimenticio de su territorio, ni siquiera para su consumo familiar”. ¡Pachamama mía! Los masistas dijeron a "sus hermanos indígenas” que por culpa de la Ley de Intangibilidad no podrán ni comer de su territorio. Esto ya es mucha mala fe. Pizarro es una pipoca al lado de Evo y García.
 
La carretera hubiera sido aceptada si Evo no se hubiera creído un "avenger” de los indígenas ante los romanos, perdón ante los españoles.  Y hubiera sido viable si su gobierno no hubiera mentido tanto. 

Andrés Gómez Vela es periodista.
619
124

También te puede interesar: