La Paz, Bolivia

Viernes 18 de Agosto | 02:50 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias
Editorial

Parecidos entre presidentes

Parecidos entre presidentes
Diversos periodistas y otros investigadores han hecho notar las similitudes entre las acciones del presidente estadounidense Donald Trump y las de mandatarios sudamericanos de tendencia al autoritarismo.

Entre Trump y líderes como Hugo Chávez y Nicolás Maduro, de Venezuela, Rafael Correa, de Ecuador, y Evo Morales, de Bolivia, existen números paralelos, como la misoginia, la agresividad verbal, el desdén por las instituciones y, muy especialmente, los ataques a los medios de comunicación y a los periodistas.

Estos regímenes ven a los medios independientes como enemigos, por la labor de fiscalización del poder que ejercen y porque marcan los excesos, irregularidades y faltas que cometen. Han sido calificados como la "verdadera oposición” a sus respectivas gestiones, además de acusados de "mentir y engañar”.

En una asombrosa coincidencia, el mandatario estadounidense señaló que el New York Times es un "partido opositor”, casi con las mismas palabras usadas por el vicepresidente Álvaro García Linera y el exministro Juan Ramón Quintana con respecto a periódicos bolivianos independientes.

Los medios son las entidades que concretan la libertad de expresión. Los ciudadanos pueden ver ese derecho cumplido gracias a la existencia de una pluralidad de medios de comunicación. Por eso son cruciales para la democracia y para ponerle límites al poder, que es un aspecto vital de la democracia, reconocido constitucionalmente. Y por ello es que Trump y otros mandatarios del continente los resisten, atacan e insultan.

Trump dio un paso adicional en su confrontación con los medios e hizo algo inédito hasta ahora en su país: impidió que reporteros de medios de comunicación de alta importancia, como el New York Times, el Washington Post y la cadena CNN, pudieran ingresar a una conferencia de prensa que ofreció el portavoz presidencial Sean Spicer. Es la más reciente demostración de esa aversión a la prensa libre que siente el presidente estadounidense.

De manera casi paralela, Trump pronunció un discurso ante una entidad conservadora, en la que arremetió nuevamente con dureza: "Tenemos que luchar contra ellos. Los medios son muy inteligentes, muy astutos y deshonestos (...). Se enojan cuando revelamos sus noticias falsas”, indicó el Presidente. Luego endureció el tono aún más: llamó a los órganos  de prensa "los enemigos del pueblo” porque usan fuentes reservadas. "Simplemente inventan las fuentes cuando no las tienen”, acusó. 

Las coincidencias pudieran quedarse en lo anecdótico, de no ser por el retroceso que entraña en términos democráticos.
165
7

También te puede interesar: