La Paz, Bolivia

Domingo 30 de Abril | 08:47 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias
Editorial

La SIP y el conflicto Bolivia-Chile

La SIP y el conflicto Bolivia-Chile
La intensidad de las tensiones entre Bolivia y Chile de las últimas semanas ha tenido consecuencias más allá de la relación bilateral: el director del periódico El Deber, Pedro Rivero, renunció irrevocablemente a la vicepresidencia regional  de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), como protesta por el silencio de la entidad ante el atropello de periodistas bolivianos en Chile.

Recordemos que los problemas se originaron cuando el Gobierno chileno detuvo a siete funcionarios de Aduanas y dos soldados que, según dicen las autoridades de ese país, ingresaron a territorio chileno para robar. El incidente, que ha sido llevado a instancias internacionales como una violación de los derechos humanos  es, cuando menos, una muestra de mala vecindad.

En este contexto de animadversión -en el que incluso el Ministro de Defensa de Bolivia fue impedido de viajar a ese país mientras no se disculpara con la presidenta Bachelet por unas declaraciones- se dieron atropellos a la prensa: un periodista boliviano fue impedido de realizar su trabajo en Iquique y luego, otros periodistas que viajaron a Chile fueron retenidos en el aeropuerto y maltratados.

Todo esto señala un nuevo hito en la mala relación entre ambos países. Se puede afirmar que es uno de los momentos de mayor confrontación en décadas y esto es algo que sin duda perjudicará los procesos que ambos países tienen pendientes en la Corte Internacional de La Haya.

En esa misma línea es cuestionable que la SIP, institución  que reune a los medios escritos de la región y que  defiende la libertad de prensa y de expresión, decida no pronunciarse respecto a estos abusos a periodistas bolivianos, como fue solicitado por el abogado y periodista Pedro Rivero Jordán.  

Rivero decidió alejarse de las funciones que desempeñaba en la entidad de prensa,  ante esta decisión: "Mis principios y valores están muy por encima”, expresó Rivero, quien ya ha recibido el respaldo de diversos organismos de prensa del país.

La SIP ha dicho que lamenta el alejamiento de Rivero y que el atropello a Bolivia será parte de un informe, pero sin una resolución; una decisión que no pocos atribuyen a la presión de los grandes y poderosos medios chilenos. 

 Este acontecimiento sin duda afecta la legitimidad de la SIP, que siempre se ha mostrado cohesionada en su defensa de los periodistas de todos los países que la integran.  Por otro lado, Bolivia y Chile necesitan asumir la necesidad de retornar a  una relación sana, horizontal y fructífera. En caso de que Bolivia gane el actual proceso que se ventila ante La Haya, los dos países deberán sentarse a negociar en breve r. El clima actual podría dañar ese eventual diálogo. 

32
26

También te puede interesar: