La Paz, Bolivia

Lunes 25 de Septiembre | 23:44 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias
Editorial

Arresto domiciliario para Guillermo Achá

Arresto domiciliario para Guillermo Achá
El Gobierno ha actuado bien en el caso del expresidente de YPFB  Guillermo Achá, el exfuncionario involucrado en la compra irregular de taladros. Achá fue denunciado originalmente por el senador opositor Óscar Ortiz en un caso profusamente informado por éste y otros medios de comunicación.

Las dudas sobre Achá eran muchas, pero la principal puede resumirse en su decisión de aceptar el aumento del precio de referencia de la licitación para la construcción de los tres taladros. Entre una licitación y la siguiente, ese aumento fue de 60 millones de dólares, pasando de 117 millones a 178 millones.

Drillmec, la empresa italiana que obtuvo el contrato, en la primera convocatoria había ofrecido el equipo por 206 millones de dólares, monto que luego bajó "milagrosamente” a 148 millones. Otras compañías hicieron ofrecimientos más razonables, desde el principio: la empresa franco-estadounidense Schlumberger, la más grande del mundo en su rubro, pidió 122,3 millones de dólares, mientras que la también poderosa Honghua demandó 124,9 millones de dólares. De todos modos ganó Drillmec, pese a que su precio era entre 23 y 25 millones de dólares más alto que los de las dos mencionadas compañías.

Todo indica, por estos hechos, que Achá estaba coludido con la empresa para forzar las cosas a favor de ésta. 

Eso todavía debe probarse y hay que recordar que Achá sigue siendo inocente. Su culpabilidad la deben demostrar los fiscales y jueces. Por eso es correcto que Achá tenga detención domiciliaria y que pueda defenderse no desde una cárcel.

Decimos que el Gobierno actuó bien debido a que fueron los ministerios de Justicia e Hidrocarburos los que tomaron la denuncia del senador Ortiz y actuaron con base en ella. Hicieron bien. Un enésimo escándalo de corrupción gubernamental sin sanción no era algo positivo para el país, pero tampoco para el oficialismo.

Sobre Achá existen otras dudas como haber contratado, en dos ocasiones, a empresas de transporte que se involucraron luego en casos de tráfico de drogas. Más ampliamente, también es responsable de una política de privilegiar las contrataciones directas por encima de las licitaciones abiertas.

Y como las denuncias de irregularidades no cesan, ahora se ha conocido que YPFB adjudicó el trabajo de operación y mantenimiento de la futura Planta de Amoniaco y Urea a la empresa Proplant, pese a que esa compañía ofreció un precio más elevado que sus competidoras y a que no presentó su balance financiero ni boletas de garantía, aspectos básicos de la convocatoria.
102
14

También te puede interesar: