La Paz, Bolivia

Lunes 25 de Septiembre | 14:56 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias
editorial

Dudas sobre los candidatos judiciales

Dudas sobre los candidatos judiciales
La selección de candidatos a la elección judicial sigue generando polémica. Hace unos días, Página Siete hizo eco de un estudio realizado por el analista Enrique Velazco, que compara las notas obtenidas por los postulantes en la entrevista realizada por los legisladores y los méritos (hoja de vida, experiencia y formación) de cada uno de ellos. El estudio concluye en que los parlamentarios de la comisión respectiva  podrían haber favorecido o "anulado” algunas candidaturas. Según Velazco, "la Asamblea Legislativa ignoró los méritos” y "es posible que (en relación específicamente a los candidatos al Tribunal Constitucional) hubieran estado identificados desde el inicio del proceso”.

El artículo 18 del Reglamento de Preselección de Postulantes establece que el proceso de evaluación tiene un valor de 100 puntos (lo que equivale a un 100%), distribuido de la siguiente forma: 1)  Evaluación curricular, 40 puntos; 2) Evaluación escrita, 30 puntos; y 3) Entrevista, 30 puntos.

El análisis establece que la nota de la entrevista pudo ser utilizada para "bajar” la calificación global del candidato o subirla desproporcionadamente.

Es una posibilidad que se suma a otros aspectos preocupantes sobre la calidad de las autoridades que tendremos desde diciembre próximo.

Aunque el oficialismo se ha dedicado a restar importancia a las críticas e incluso a las denuncias (como que más del 70% de los candidatos ha trabajado en la función pública) sobre el proceso de preselección, las dudas están instaladas; paradójicamente, cuando solo la credibilidad y legitimidad podrían salvar a este proceso.

Sobre la publicación de Página Siete, la presidenta de Diputados, Gabriela Montaño, dijo que este medio,  con la mala intención que le atribuyen las autoridades, confundió o mezcló puntos con porcentajes, sin reparar en que para este caso da exactamente lo mismo, ya que –como se cita en el propio reglamento- la calificación es sobre 100 puntos (100%).

Pero éste no es más que un detalle, útil para invalidar un estudio serio que causa preocupación. La razón principal utilizada por el oficialismo para haber elegido el mecanismo de voto popular para designar a las máximas autoridades judiciales es tener una vía de controlarlas. Para ello lo que hace es idear un sistema de "filtro” que está a cargo del Legislativo, en el que tiene dos tercios de los votos. Posteriormente, aunque no se puede hacer campaña y el ciudadano debe votar supuestamente después de haber analizado las historias de vida de decenas de candidatos, se moviliza sobre todo a sectores rurales donde tiene influencia para que ciertos candidatos tengan más respaldo que otros.

Según el diputado del MAS, Víctor Borda, "la entrevista simplemente tuvo un porcentaje de 30 puntos. Un postulante excelente podría haber obtenido 70 puntos sin la entrevista. ¿De qué manera se podría haber favorecido a una o a un candidato?”.

Borda y Montaño ponen como argumento que no es racional pensar que los 30 puntos de la entrevista podrían afectar el resultado general del proceso "porque 70 (méritos + examen) es más que 30”; sin embargo, lo concreto es que si se ordenan a los 76 postulantes que pasaron finalmente para la decisión de la ALP de acuerdo con su calificación en la entrevista, entre los 35 primeros con mayor nota en la entrevista están 28 de los 36 seleccionados por la Asamblea.

El punto no es en qué medida la calificación de la entrevista modifica la nota final, sino que la comisión (y la Asamblea) pudo haber usado prioritariamente la entrevista (calificada con valores subjetivos) como el criterio de selección, ignorando las evaluaciones de méritos y el examen; de ahí que hay "elegidos” a pesar de estar aplazados en currículo o en el examen. 

Es lamentable que en vez de generar más confianza estemos concentrados en polarizar las opiniones y el debate que es indispensable para un buen proceso electoral. Esto sólo puede conducir al fracaso de una profunda reforma del sistema judicial como el país espera y demanda.

141
2

También te puede interesar: