La Paz, Bolivia

Lunes 21 de Agosto | 23:37 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias
en la mira

Quien dice lo que quiere...

Quien dice lo que quiere...
Quien dice lo que quiere oye lo que no quiere. El refrán podría aplicarse a la polémica en la que se enfrascaron el vicepresidente Álvaro García Linera y el expresidente Jorge Quiroga debido a la crisis de Venezuela.

  El intercambio de adjetivos ha caído al nivel de guerra de los insultos. Así, para García Linera, Tuto es un "badulaque provocador” e "impostor”, y para éste, el segundo hombre del país es un "matemático Baldor”, al que no pierde la oportunidad de llamar "licenciado”, sabiendo que no lo es.

Los insultos por lo general no sirven para nada, pero en este caso deberían ser un pretexto para analizar la pertinencia de que el Gobierno de Bolivia siga apoyando a un régimen tan desacreditado como el venezolano.

   Quiroga, junto a otros expresidentes de la región, ha asumido una defensa de la causa opositora, mientras que el gobierno de Evo Morales es de los pocos que sigue apoyando a Nicolás Maduro.

El país, en este tema, está a contracorriente de la defensa de los valores democráticos y de la vida que van más allá del simple objetivo de preservar el poder.
176
8

También te puede interesar: