La Paz, Bolivia

Miércoles 26 de Abril | 19:19 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias
Otras palabras

Más allá de idealismos y pragmatismos

Más allá de idealismos y pragmatismos
Es con gran alegría que escribo esta columna para seguir el debate abierto por dos importantes economistas –Alberto Bonadona y Enrique Velazco Reckling- en respuesta al artículo que publiqué el 14 de julio en este mismo espacio. Estoy convencida que hoy tenemos el desafío colectivo de pensar críticamente el desarrollo para avanzar hacia un futuro próspero, solidario y sostenible ambientalmente. Por esto es tan importante las ideas propuestas por ambos analistas en este periódico y, ojalá, por otros más.

Dos constataciones fundan la necesidad imperiosa de cuestionar el orden económico hegemónico en el mundo al inicio del siglo XXI: la reproducción de profundas desigualdades que atrapan a millones de personas en la miseria y la crisis ambiental que amenaza la supervivencia del planeta que habitamos. Si reconocemos estas dos incómodas verdades y si estamos de acuerdo que son inaceptables, entonces asumimos un compromiso de pensar, proponer y actuar sobre alternativas viables para transformarlas de forma consecuente y sistemática.

Este es el punto de partida de un debate internacional que se va expandiendo en las diferentes regiones y países con aportes importantes sobre las alternativas teóricas, y prácticas hacia otras economías posibles. Sumarnos a este debate desde espacios propios de reflexión plural en Bolivia nos permitirá generar masa crítica para innovar en la toma de decisión desde diferentes sectores –público estatal, público no estatal, privado y social-comunitario-. 

La formulación de salidas viables es un desafío colectivo cuya complejidad es tanto política como teórica y, por supuesto, no hay una única fórmula o vía pronta y rápida. Sin  embargo, se va consolidando la posición -que yo comparto- de la necesidad de transformaciones estructurales del sistema capitalista neoliberal y que para esto se requiere nuevas comprensiones de la economía. 

Esta posición entiende que las crisis social y ecológica que enfrentamos no es una cuestión de ritmo de los resultados del desarrollo que conocemos. No es un problema de lentitud en la "entrega” de las promesas del crecimiento irrestricto: bienestar social para todos, un mundo más democrático y sostenible ambientalmente. Al revés, entiende que los problemas sociales, políticos y ecológicos son causados por el orden económico hegemónico y, por lo tanto, si seguimos por este camino estaremos construyendo un mundo más injusto, más polarizado y conflictivo, menos democrático y, peor, insostenible para la vida. 

También comprende que este orden económico se reproduce y se justifica con base en acciones informadas por visiones enraizadas y poderosas de cómo debe funcionar la economía y de lo que debe ser el desarrollo.
 
Nociones que fundamentan parámetros con los cuales se miden los "costos” y "beneficios” de las actividades económicas, inversiones e innovaciones. 

La crítica se orienta a este conocimiento instrumental, sus premisas y conceptos, que no internaliza objetivos sociales, ambientales y democráticos (el para quién y el para qué) del desarrollo en nociones estrechas de eficacia, eficiencia, rentabilidad, productividad, entre otros indicadores que orientan la toma de decisión de política económica y de los agentes sociales, y económicos. 

Estoy de acuerdo que todavía tenemos mucho debate que emprender. Sin embargo, no estamos en punto cero y contamos con reflexiones avanzadas sobre nuevos marcos teóricos con premisas alternativas y conceptos sustitutos de la teoría económica tradicional. Contribuciones que vienen de una diálogo fecundo entre diversas disciplinas de las ciencias sociales, incluida la economía. 

Se propone, por ejemplo, otro concepto de mercado y de su rol en la economía. No se trata de eliminar el mercado como uno entre otros mecanismos de ordenamiento, sino en imbricarlo en marcos institucionales y regulatorios acordes a principios de no concentración de riqueza, sostenibilidad ambiental y consumo responsable. Al alejarse de la visión unidimensional y lineal de progreso, así como de la idea de un solo tipo de capitalismo, se piensa la economía desde el prisma de la pluralidad de formas de organización de la producción de bienes y servicios (propiedad, gestión y circulación), procesos inmersos en ciclos naturales de reposición de ecosistemas. 

Por cuestión de espacio no puedo desarrollar más, lo que seguiré haciendo en las redes sociales y en mi blog. Les invito también a leer mis publicaciones sobre marcos teóricos alternativos disponibles en www.academia.edu

Fernanda Wanderley es socióloga investigadora.
40
3
Comentarios

También te puede interesar: