La Paz, Bolivia

Jueves 19 de Enero | 00:27 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias
Folio político

Los enemigos de Dios

Los enemigos de Dios
Los misterios religiosos representan un conjunto de fuentes filosóficas cuyo objetivo es proporcionar respuestas para brindar seguridad a los seres humanos, tratando de dar explicaciones sobre el origen y destino de nuestras existencias. Cuando necesitamos consolarnos en torno al sentido de la vida, miramos la dirección que apunta hacia diferentes seres supremos, diversos dioses, diversas maneras de acercarse a la infinitud. Simultáneamente, anhelamos simplificar todo esfuerzo intelectual y científico, permitiendo el ingreso de varios dogmas; es decir, de aquellas verdades incuestionables donde las dudas tienen respuesta en los marcos de la fe y las creencias profundas que hacen desaparecer cualquier contradicción en la vida, disipando inclusive las injusticias sociales, sencillamente porque un dogma está para ser obedecido sin miramientos, aún a pesar del irracionalismo que invade toda superstición.

En las religiones se obtiene refugio, sentimientos de solidaridad con supuestos equilibrios espirituales y estabilidad con las fuerzas del universo. Los credos religiosos se alimentan en forma permanente de miedos, esperanzas y, sobre todo, de ilusiones sobre un juicio final que permita aceptar las peores situaciones de la vida porque Dios podría recompensarnos en algún lugar o en otra vida. El nudo central de las obsesiones religiosas descansa en la búsqueda de tranquilidad mental respecto a lo que nos depara el futuro incierto y el azar. Lo desconocido del destino va transformándose en aquel credo unido a un ser supremo.

A todo tipo de creyentes, lo que más intriga del destino es aquella extraña seguridad de la que mucha gente goza cuando considera que su vida depende, no de sí misma, sino de Dios o cualquier otra santidad. Muchas veces, todos parecen estar tan seguros de sus decisiones, cuando no se dan cuenta de que, en realidad, es imprescindible mezclar la lucha por cambiar nuestro destino, junto con la necesidad de ser fieles a un trayecto donde todo está por verse. Un devenir que, precisamente, ajusta la vida a lo imprevisto, a lo más humano, a nuestra existencia insignificante y normal.

La vida no depende de ninguna divinidad, tampoco pende de un dejar discurrir el agua al azar, hasta donde llegue. La fuerza de la verdadera espiritualidad descansa en la convicción por vivir con las equivocaciones, el dolor, la alegría del día y un conjunto de concepciones utópicas. Sin embargo, la civilización del espectáculo contemporánea, no solamente ha desvirtuado las aspiraciones espirituales de los seres humanos, convirtiéndolas en una parte de la industria cultural por medio de los productos de consumo en la "nueva era”, sino que, al mismo tiempo, indujo una frondosa oferta religiosa: miles de sectas o grupos exóticos, los cuales nada tienen que ver, ni con las religiones históricas más importantes como el cristianismo o el islamismo; ni tampoco con orientaciones filosóficas provenientes del hinduismo o budismo. Se trata de intentos por vender placebos inconsistentes a diestra y siniestra, ofreciendo consuelos simples, completamente vaciados de verdaderas convicciones y reflexiones sobre el sentido del ser.
Los engaños están a la orden del día, al igual que las gigantescas demandas por comprender la voluntad divina. Dejaron de existir los profetas, pues prácticamente ya no hay líderes espirituales al extinguirse la piedad. Todo tipo de violencias abiertas y encubiertas son una maldición inmortal. Jugar con el sentimentalismo religioso, acosar sexualmente a niños y jóvenes, o hacerse rico a costa de cientos de ovejas con la mente débil, tornaron a la educación religiosa en un verdadero peligro.

Aquellos que dicen amar a Dios por sobre todas las cosas pueden tranquilamente volverse en los enemigos de la espiritualidad. Al igual que en el Génesis bíblico, por rebuscar un lugar de descanso y paz como el Edén, nos preguntamos por una incógnita: ¿por qué cuando Dios se maravillaba de su propia creación, viendo que era buena, no la mantuvo así? ¿Por qué tuvo que aparecer la historia humana? ¿Dios duda, se parte en dos y surge una "inestabilidad” en su mente? No hay descanso, se crea el mundo pero Dios no está satisfecho. 

Nacen los hombres y así empieza una larga historia de sangre, mitos y sufrimiento. El desequilibrio en la mente divina se mantiene también en la inestabilidad entre Dios y su pueblo que es esclavizado, perseguido y liberado. Nosotros, la raza humana, nos hemos convertido en los enemigos de Dios, en la otra mitad, el complemento de una eternidad que siempre nos asombra con rencor. Dios no nos deja en paz ni nosotros a él o ella.

Franco Gamboa Rocabado es sociólogo político, catedrático de la Carrera de Ciencias Políticas de la Universidad Mayor de San Andrés.
19
11

También te puede interesar: