La Paz, Bolivia

Viernes 21 de Julio | 04:39 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias
Alias agatha

Para leer al otro Donald

Para leer al otro Donald
"Donald es el eterno enemigo del trabajo y vive en función del familiar más poderoso”... Ésta es una de las tantas caracterizaciones del famoso personaje de Disney, que analizaron A. Dorfman y A. Mattelart (1971) en el texto Para leer al pato Donald. Comunicación de masas y colonialismo. En esta obra, los autores cuestionan el uso, la apropiación y las consecuencias políticas de los mensajes implícitos en los dibujos de Walt Disney. 
 
Hoy, dado el alarmante protagonismo político de otro Donald, de aquel que apellida Trump, creo pertinente analizar ¿por qué este personaje logró consolidarse como candidato del partido republicano en Estados Unidos y podría tener un apoyo electoral considerable? 

Pueden existir diferentes respuestas a esta pregunta. Sin embargo, considero que hay una fundamental para analizar: la representación que encarna este personaje sobre la seguridad. 
 
Para explicar este punto, se tomará en cuenta dos conceptos clave  en la teoría social contemporánea: la "sociedad del riesgo”, desarrollada por U. Beck (1986), y el "miedo líquido”, propuesto por Z. Baumann (2008).
 
Ambos autores consideran que la seguridad se ha transformado en una de las principales búsquedas de los sujetos sociales y, en consecuencia, de las sociedades civiles y políticas. 
 
En el plan político de Trump se destacan cinco líneas de trabajo, dos de ellas están particularmente relacionadas con esa búsqueda. 
 
"Reforma Migratoria que hará grande a Estados Unidos nuevamente”. En esta línea se propone y justifica la idea de ampliar y reforzar el muro que divide la frontera estadounidense con México. Asimismo, se menciona la necesidad de un plan  que mejore la seguridad de los estadounidenses, ante las "trágicas” consecuencias de la migración latina, en relación con la violencia. "México  exporta el crimen y la pobreza”.
 
Esta propuesta estaría relacionada con el análisis de Beck, pues en el tipo de sociedad que ilustra, la utopía no es alcanzar igualdad y mejores condiciones de vida, sino evitar lo trágico,  lo peor. En esta sociedad, "todos han de ser protegidos del veneno”, el cual Trump atribuye a los migrantes, particularmente latinos, aunque también hace referencia a los refugiados que proceden de otras latitudes. 
 
"Proteger nuestra segunda enmienda hará grande a Estados Unidos nuevamente”. Sin importar todos los cuestionamientos, y las dolorosas consecuencias (como el caso Columbine en 1999), Trump promete proteger la enmienda constitucional que permite a los estadounidenses adquirir y portar armas libremente. Argumenta que esto permite "garantizar nuestro derecho de defendernos a nosotros mismos y a nuestras familias. Es un acto de autodefensa. Simple”. 
 
Para Baumann, esto se explica en el contexto del miedo que atraviesan, particularmente, las sociedades más desarrolladas a nivel global. Explica la paradoja entre el desarrollo tecnológico de la humanidad y el creciente sentimiento de inseguridad e impotencia entre los sujetos. Sensaciones que, desde la segunda enmienda y la defensa respectiva del candidato republicano, podrían ser matizadas e incluso eliminadas con el poder que otorga un arma. El miedo no existiría con la posibilidad de disparar un gatillo. 
 
Con estas promesas, entre otras,  Trump llegó a ser elegido como representante republicano  y podría significar un obstáculo considerable a la continuidad de los demócratas en el Gobierno estadounidense. Sin importar las constantes y justificadas críticas que ha recibido, él sigue avanzando, peligrosa y estratégicamente,  con la bandera de "la seguridad”. 
 
Pero este Donald no es el único que usó este elemento para sus fines políticos. También lo hizo aquel que se apellidaba Rumsfeld, quien en 2001 dijo: "Se habrá ganado la guerra cuando los estadounidenses vuelvan a sentirse seguros”. Consigna que parece seguir vigente y que justificaría al actual candidato republicano. Y  eso sí que atemoriza.
 
Guadalupe Peres-Cajías es docente universitaria y especialista en investigación en comunicación.
34
8
Comentarios

También te puede interesar: