La Paz, Bolivia

Martes 26 de Septiembre | 10:43 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias
Alias agatha

El conflicto antes de las FARC-EP

El conflicto antes de las FARC-EP
"Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo. Macondo era entonces una aldea de veinte casas de barro y cañabrava construidas a la orilla de un río…”.

 Con estas inconfundibles líneas inicia una de las novelas más importantes en habla hispana, escrita por el colombiano Gabriel García Márquez y bautizada Cien años de soledad. El título no es casual, pues el texto ilustra diferentes capítulos del conflicto colombiano en la segunda mitad del siglo XIX y en la primera del XX. Hitos producidos antes del surgimiento de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP), en 1964, y que permitirían explicar su existencia. 

 Hoy, a tan sólo dos semanas de que se firmara el histórico acuerdo de paz entre ese grupo guerrillero y el Estado colombiano, y con el reto del plebiscito que promueve el gobierno de Juan Manuel Santos, considero pertinente analizar ¿qué capítulos de la historia colombiana podrían explicar el surgimiento de las FARC-EP? 

 Responder esta pregunta no es fácil. De hecho, el origen del conflicto armado y los antecedentes de las FARC-EP ha sido uno de los principales puntos de debate en las últimas negociaciones. Sin embargo, considero que hay tres puntos claves para entender el surgimiento de la guerrilla en Colombia: el monopolio del poder, turnado entre élites conservadoras y liberales; el surgimiento del paramilitarismo; el abuso permanente a las poblaciones marginadas. 

 Como otros países de la región, Colombia tuvo varias dificultades para consolidarse como República. Una de ellas fue la álgida pugna entre liberales y conservadores.  Ambos grupos estaban distanciados por las ideologías que promovían. Sin embargo, coincidían en tres elementos: su sed por el poder, el uso de la fuerza para alcanzarlo (desatando la llamada violencia bi partidista) y el origen "acomodado” de sus líderes. Este último aspecto marcó una injusta distancia entre la población y el poder político, desde el siglo XIX hasta el XX. Y ésta ha sido una de las principales cuestionantes de las FARC-EP al Estado colombiano.  

 Por otro lado, además de que el pueblo colombiano fuera marginado políticamente, era utilizado como carnada en las persecuciones de unos y otros. Aunque cabe mencionar que fue aún más aguda la agresión conservadora. Con ésta surgieron los primeros indicios del paramilitarismo en Colombia. "Grupos privados, como los denominados Pájaros, (que) operaron con el apoyo y la complicidad de las autoridades (…) que surgieron en la violencia de los años cuarenta y cincuenta” narra García-Peña Jaramillo (2007). 

 Estos grupos justificaban el aniquilamiento de campesinos y la extorsión de tierras, fortaleciendo el latifundio y el monopolio económico en Colombia, antes de que las FARC-EP si quiera fueran pensadas. Sin embargo, como han explicado varios de sus líderes, el interés por cambiar esa condición ha sido una de sus bases fundamentales.

 La inequitativa distribución de la tierra es también reflejo de otra condición que atravesó la historia colombiana, antes de las FARC-EP, y que permiten entender su surgimiento: el abuso a las poblaciones marginadas, es decir, obreros, campesinos e indígenas. La masacre de 1928 a los huelguistas de las bananeras; la Ley de tierras de 1936 que ni contemplaba los intereses del campesinado; la deslegitimación permanente de líderes indígenas como "Quintín Lame”, a inicios del siglo XX, son tan sólo algunos ejemplos. 

 Respecto a este último personaje, algunos de sus principios habrían sido adaptados por Manuel Marulanda, uno de los fundadores de las FARC-EP. Éstos se refieren a la Doctrina, la Disciplina y la Tierra, tal como expuso Alfredo Molano (2015).

 Probablemente, hay muchos más elementos que puedan contribuir a entender el surgimiento de las FARC-EP y el conflicto colombiano. Sin embargo, pensar en los que aquí se han expuesto podrían ser un inicio para viabilizar aquélla soñada "paz con justicia social” en un país que ha recuperado, de manera admirable, la esperanza y la credibilidad.
   
Guadalupe Peres-Cajías es docente universitaria y especialista en investigación en comunicación. 
11
4
Comentarios

También te puede interesar: