La Paz, Bolivia

Sábado 21 de Octubre | 15:30 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias
Guadalupe Peres Cajias
Alias Agatha

La democracia en riesgo

La democracia en riesgo
El 10 de octubre de 1982, después de haber atravesado casi dos décadas de "golpes”, represión, tortura, desaparición, exilio, control y vigilancia, y gracias al activismo de ciudadanos y líderes políticos, Bolivia se declaraba victoriosa como una nación democrática. 

Este año, a pocos días de conmemorarse el 35 aniversario de este triunfo social y político, se ha producido una paradoja al respecto, como ocurre muchas veces en la historia: el Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) aceptó el recurso, planteado por el Movimiento Al Socialismo (MAS), para posibilitar la reelección sin límites de autoridades políticas electas (subráyese Evo Morales), contradiciendo el resultado del referéndum del 21-F de 2016 y de la Constitución Política de 2009, aprobada por voto popular. 

En este contexto, ¿es posible seguir hablando de una democracia plena en Bolivia?  

Para responder esta pregunta, considero importante recordar cuatro elementos fundamentales, planteados en un artículo de la Universidad de Stanford (2004), sobre la democracia: (1) es un sistema político para elegir y reemplazar a los gobiernos, a través de elecciones libres y justas; (2) implica la participación activa de los ciudadanos en la vida política y cívica; (3) significa la protección de los derechos humanos de todos los ciudadanos; (4) es un marco legal, donde las leyes y procedicimientos aplican de igual manera a todos los ciudadanos. 

Sobre el primer y segundo principio, aplicados a los referendos (que entran en la lógica de las elecciones), cabe recordar que en el periodo gubernamental de Evo Morales se desarrollaron tres consultas de ese tipo, con una activa participación del electorado -alrededor del 85%-. 

El primero, en 2008, preguntó por la continuidad de las autoridades nacionales y departamentales elegidas. Morales obtuvo un apoyo del 67,4% de la población. Entonces, nadie del oficialismo objetó. 

Luego, en 2009, se consultó a la ciudadanía por la aprobación de la nueva Carta Magna, que daría inicio a la constitución formal del Estado Plurinacional. El  61,4% estuvo de acuerdo; el presidente promulgó el documento con evidente satisfacción y su entorno oficialista lo acompañó en el sentimiento. 

Por último, en febrero de 2016, se consultó sobre la modificación del artículo 168 de la citada Constitución, que estipula que  "el periodo de mandato de la Presidenta o del Presidente y de la Vicepresidenta o del Vicepresidente del Estado es de cinco años, y pueden ser reelectas o reelectos por UNA sola vez de manera continua”. Ganó el voto del "No”, con un 51,3% del electorado. 

Ese resultado dejaba en claro que el periodo actual es el último periodo legal de Evo Morales como presidente. Por tal motivo, en esta votación el MAS sí ha tratado de deslegitimar el resultado, hasta pretender alterar las implicancias del mismo con la reciente acción del TCP. 

Se contradice el eslogan presidencial de "gobernar obedeciendo al pueblo” (relacionado con el primer y segundo principio democrático)  y se olvida la Constitución promulgada por Evo (vulnerando el cuarto principio), donde se indica que "(El Estado debe) Garantizar el cumplimiento de los principios, valores, derechos y deberes reconocidos y consagrados en esta Constitución” (art. 9) y que "Bolivia adopta para su gobierno la forma democrática participativa, representativa y comunitaria” (art.11-inciso 1). Una forma democrática que parece ser exclusivamente respetada por el oficialismo,  cuando beneficia sus intereses políticos. 

En consecuencia, en un escenario donde tres de los cuatro principios democráticos citados se ven vulnerados, hablar de democracia plena en Bolivia parece difícil. Cierto, aún no llegamos a prescindir de este sistema. No nos equivoquemos. Pero la situación actual alarma. La democracia está en riesgo. 

Recordemos entonces lo que costó obtenerla hace 35 años y trabajemos para defender su permanencia… plena.  

Guadalupe Peres-Cajías es docente universitaria y especialista en investigación en comunicación. 
154
6

También te puede interesar: