La Paz, Bolivia

Jueves 22 de Junio | 07:58 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias
Guadalupe Peres Cajias
Alias Agatha

El amor en tiempos de red

El amor en tiempos de red
El pasado martes 14, Manuel Castells presentó la charla "¿Es reversible la Globalización?”, gracias a una invitación de la Vicepresidencia. Una importante visita académica que incita a una serie de reflexiones sobre el conversatorio y la importante obra del autor español, quien planteó la noción de "sociedad red”, donde ha advertido las trasformaciones sociales y políticas que atraviesa el mundo, a partir del desarrollo tecnológico y la consecuente interconexión global. 

 Sin embargo, como advirtió un contemporáneo suyo y colega sociólogo, A. Giddens (2006), las transformaciones impulsadas por el complejo proceso de la globalización también influyen en las relaciones afectivas de las personas. Una de las que más llama la atención de este autor británico está relacionada con el sentimiento más complejo de todos: el amor. 

 Por lo mencionado, y dadas las implicancias que tiene este factor en la construcción de los sujetos, hoy quisiera reflexionar: ¿cuáles son las consecuencias en las relaciones amorosas de la "sociedad red” que advirtió Castells?

 La explicación se ilustra en la experiencia cotidiana de todos los sujetos que participan de la interconexión global y la tecnologización del mundo social. Se sostiene en tres elementos clave: la despersonalización de las relaciones, pues el "cara a cara” parece ir perdiendo relevancia; la individualización afectiva y la consecuente incertidumbre en relación con las parejas sentimentales, que puede derivar en una fragilización del lazo humano.       

 La plaza o el café, como puntos de encuentro emblemáticos en la modernidad, parecen haber perdido el protagonismo que tenían en otros tiempos para ser reemplazados por otros escenarios de interrelación afectiva. Facebook y WhatsApp, como las dos redes sociales más populares, serían los centros del cortejo contemporáneo. En éstos, el proceso de enamoramiento se transforma. El tradicional "cara a cara” se reemplaza por un envío de emoticones, letras, imágenes, grabaciones o incluso videos, dejando el aroma, la mirada viva y el tacto sin espacio a ser pronunciados. 

 Esta interacción mediatizada se desarrolla en el marco de la transformación del arreglo espacio-temporal, donde prima la inmediatez. La necesidad de expresar un sentimiento, pero sobre todo la ansiedad que produce el recibir la respuesta al mismo han sido parte del fenómeno reciente del double check (el elemento de WhatsApp que indica la lectura del mensaje en el receptor del mismo). Situación que inquieta a psicólogos y sociólogos, quienes relacionan esta nueva ansiedad social con la dinámica tecnológica en la modernidad.  

 Asimismo, el proceso de despersonalización de las relaciones, atravesado por un fuerte componente de ansiedad en los sujetos, se relaciona con otra de las consecuencias de la modernidad radicalizada y la "sociedad red”: el individualismo. 

 Para entender este proceso, Sara Matthews-Grieco (2005) ha desarrollado el concepto de "individualismo afectivo”. Éste implica que, al ser la elección de la pareja una decisión casi exclusiva del individuo, éste se hace el único responsable de su futuro afectivo. En consecuencia, tiene una mayor posibilidad de modificarlo. Y lo hace fugazmente. Más aún, porque se tiene la posibilidad de encontrar otra opción de pareja firme o casual, a través de las ya mencionadas redes o de la cada vez más popular Tinder (una red exclusiva para cortejar). 

 Esta autonomía en la elección amorosa fue parte de los ideales de la modernidad, particularmente de las mujeres; sin embargo, las consecuencias de esa cada vez más variada gama de elecciones han incidido en el incremento de la duda y la incertidumbre en los sujetos.
 
Como advertían Beck y Beck-Gernsheim (2001), "cuanto más aumenta la complejidad en el campo de decisión, tanto más crece el potencial de conflicto en el matrimonio”. 

En consecuencia, los sujetos se rehúsan cada vez más al compromiso pleno y duradero en sus relaciones afectivas. Condición social contemporánea que podría fragilizar el lazo humano, como advertía Z. Bauman en su famosa obra Amor líquido. 

Ciertamente, este es un escenario complejo para los románticos. Sin embargo, como advirtió Castells en la citada charla, la globalización es profunda, natural e irreversible. Sólo queda ver si al advertir sus consecuencias podemos hacer algo diferente.
 
Guadalupe Peres-Cajías es  docente universitaria y especialista 
en investigación en comunicación. 
47
12

También te puede interesar: