La Paz, Bolivia

Viernes 20 de Octubre | 04:48 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias
Guadalupe Peres Cajias
Alias Agatha

El futuro de Europa…más allá de la Champions

El futuro de Europa…más allá de la Champions
Esta semana, varios titulares de los medios del mundo y comentarios en las diferentes redes sociales hicieron alusión a los diferentes partidos de la copa europea de fútbol, la "UEFA.
 
Champions League”. Sin embargo, para pesar de los amantes de este torneo, el futuro de Europa no está relacionado con el "Real” o el "Bayern”, sino con el devenir de un país que se ha caracterizado por marcar hitos históricos: Francia. 

 Julio de 1789 y mayo de 1968 son sólo algunas de las referencias temporales en las cuales el país francófono marcó un antes y un después en la historia universal. Abril y mayo de 2017 puede repetirse algo similar, por las elecciones presidenciales del citado país. 

 Este domingo se planificó la primera vuelta y el 7 de mayo, la segunda. A diferencia de otros comicios electorales, este tiene particular importancia para el "viejo continente”, pues la fórmula política ganadora podría mover el péndulo de la política actual europea, de manera considerable.
 
Las direcciones son fundamentalmente dos: el extremo conservadurismo de derecha, pintado con tintes racialistas y nacionalistas, y el centro democrático, que apoya la vigencia de la Unión Europea, así como otras políticas de los estados modernos europeos. Sin embargo, en este escenario dual, aparecen otras dos alternativas: la izquierda socialista y una considerable incertidumbre.  

 Por lo mencionado, considero pertinente analizar sobre el escenario político francés, de cara a las elecciones de este domingo 23. ¿Cuáles son las perspectivas al respecto?

 Como señalaron varios analistas, entre ellos el sociólogo Pierre Lebret, es muy difícil establecer una proyección certera, más aún con los recientes fracasos de los pronósticos en Estados Unidos y el Reino Unido. En el caso francés, los indecisos (que oscilan entre el 20 y 30% del padrón, dependiendo las encuestas) y los importantes cambios en las recientes estadísticas sobre el favoritismo de los electores, son dos de los principales factores que contribuyen a la incertidumbre de los resultados.

  "Difícil de creer, pero pareciera que el país galo estuviera perdiendo el control de su propia brújula, las agujas vueltas locas, sin control, cambios bruscos e inesperados dignos de un drama shakesperiano” afirmó Lebret en el periódico chileno El Mostrador. 

 En el caso de los indecisos, la Agencia Francesa de Prensa (AFP) publicó una tendencia presentada por la encuestadora Ipsos-Sopra Steria, que evidencia las razones de la incertitud en ese importante porcentaje de posibles votantes. El 44% está desilusionado con la política; el 19% no encuentra convincente ninguno de los programas; el 16% no está disponible para ir a votar ese día (23 de abril); el 15% no cree que cambiará nada y el 6% no está interesado. 

 No obstante, los analistas reconocen que ese porcentaje pueda que decida asistir a la primera vuelta para expresar su favoritismo político, creando un cambio importante en las tendencias actuales. Estas se han visto modificadas en las últimas semanas, principalmente por el declive en la intención de voto del candidato de centro derecha, François Fillon, y el considerable incremento del socialista Jean-Luc Mélenchon. 

 Sin embargo, los dos posibles candidatos para la segunda vuelta son la representante del Frente Nacional, partido conservador y de extrema derecha, Marine Le Pen, y otra de las sorpresas en estas elecciones, Emmanuel Macron. Este último fue ministro de economía del actual Gobierno, aunque se ha postulado como independiente. Un elemento que parece ser popular al ser una alternativa aparentemente diferente. 

 Hasta ayer, jueves, las tendencias según la encuestadora Ifop posicionaban a Macron con 23,5%; Le Pen con 22,5%; Fillon con 19,5%; Mélenchon con 19% y  Benoît Hamon (también de tendencia izquierdista) con 7,5%. No obstante, puede que estos resultados para hoy varíen, por el debate televisivo que se habría realizado anoche. 

 De todas maneras, lo visible es el estrecho margen entre un candidato y otro, las variaciones repentinas frente a dos candidatos en particular y la incertidumbre de varios franceses, que podrían generar un cambio considerable. 

 Así, el futuro de Europa parece tener más suspenso que el partido de la Champions, entre el Bayern Munich con el Manchester United, en 1999. Cuando el primero vencía hasta el minuto 90, pero el resultado cambió por dos goles de diferencia… en los restantes tres minutos. 
Sólo toca esperar.  

Guadalupe Peres-Cajías es docente universitaria y especialista en investigación en comunicación. 
31
8

También te puede interesar: