La Paz, Bolivia

Lunes 29 de Mayo | 23:39 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias
Guadalupe Peres Cajias
Alias Agatha

Venezuela... más allá del límite

Venezuela... más allá del límite
No se reconoce su cara. Lleva un protector contra gases lacrimógenos. Sus brazos delgados y la camiseta que usa denotan una condición juvenil. Los dedos apartados de su mano derecha y su torso, que intenta desprenderse de sus piernas, expresan desespero. Cómo no hacerlo, cuando su cuerpo está casi enteramente abrazado por el fuego... un fuego producto de las recientes protestas en Venezuela. 

 La imagen logró capturarla Ronaldo Schemidt, de la Agencia Francesa de Noticias (AFP). Y puede que sea la ilustración más clara de lo que vive el país petrolero en estos días: desespero, angustia, violencia, fuego y sufrimiento. Situación que está lejos de mejorar con el reciente anuncio del presidente Nicolás Maduro sobre una Asamblea Constituyente, reservada sólo a algunos representantes de la sociedad. En este escenario, ¿qué alternativas tiene Venezuela para superar la crisis económica, social y política que atraviesa? 

 La consigna de la ciudadanía, que marcha en oposición a la decisión del gobierno de Maduro, es "no tener miedo” e insistir en revertir la decisión de una dudosa constituyente. Por su parte, los afines al chavismo (base ideológica del presidente de turno) se resisten a permitir el paso de la oposición. Probablemente, esto se deba a la negación por ceder el poder, combinada con la soberbia populista que se ha adueñado de varios gobiernos latinoamericanos, pero también al contexto político previo a la "era bolivariana”, dominado por las entonces oligarquías venezolanas, durante el llamado "pacto de democracia de punto fijo” (1958-1998). 

 Sin embargo, entre estos dos polarizados y abatidos grupos sociales hay un factor común: el anhelo por cambiar el país y la ilusión de una mejor democracia (si es que el actual régimen aún se puede llamar así). 

 En ese sentido, se podría aplicar en este conflicto el método "Trascend” del sociólogo e investigador de la paz, Johan Galtung (2004). Esta propuesta busca que el proceso conflictual pueda ser beneficiosos para todas las partes, a través del uso de medios positivos: la empatía, la creatividad y la no violencia. 

 Para algunos, este planteamiento podría parecer muy naif. Sin embargo, el autor toma su propuesta de ilustraciones de la realidad, como el ejemplo de Sudáfrica en el post- apartheid. En aquél, valora la postura de Desmond Tutu, quien "invitó a las víctimas a perdonar a los perpetradores si estos últimos contaban toda la verdad acerca de sus destrozos, pedían perdón y además ofrecían alguna compensación”.  

  En el caso venezolano, la propuesta podría aplicarse inicialmente con un retroceso del Gobierno de turno, en sus recientes decisiones (como quitar el poder al Legislativo o convocar la citada constituyente) y manifestar una honesta apertura al diálogo, frente a las protestas que van incrementándose. Por su parte, la oposición y los manifestantes, en general, tendrán que identificar los objetivos clave de su movilización -más allá de la toma del poder- para ver los espacios de negociación que se puedan establecer.  

 Esta sugerencia se basa en el reconocimiento de las consecuencias que ha traído la violencia en Venezuela… violencia no sólo reflejada en el joven manifestante, cubierto en llamas, sino en las decenas de asesinatos, que diariamente ocurren en la capital, Caracas. Una ciudad que ha sido reconocida como la más peligrosa del mundo, debido al crimen, producto de la inestabilidad económica y social.  

 El país que viera nacer a Bolívar hoy necesita salidas diferentes a la del "Caracazo” de 1989, al intento de golpe de 2002 o a la ola de violencia coyuntural. Necesita opciones pacíficas y propositivas, pero que permitan resolver las demandas de la sociedad. 

 De lo contrario, como algunos analistas temen, el escenario podría agudizarse aún más y Venezuela ya no sólo habría superado los límites de lo aceptable, por parte de su población, sino que el costo humano y social será mucho más difícil de reparar. 


Guadalupe Peres-Cajías es docente universitaria y especialista en investigación en comunicación. 
60
9

También te puede interesar: