La Paz, Bolivia

Miércoles 23 de Agosto | 04:01 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias
Ilya Fortún
# VerdadesSinFiltro

La foto de los seis

La foto de los seis
¿Una imagen vale más que mil palabras? En esta caso, para bien o para mal, parece que sí. La famosa foto que se tomaron los exmandatarios y los líderes de la oposición, en ocasión de la firma conjunta de un documento en defensa de la democracia, terminó prevaleciendo sobre el contenido de la declaración.

Han pasado ya varias semanas desde el sorpresivo pronunciamiento y durante todo ese tiempo se habló mucho, y se habla todavía, de la confluencia de los firmantes, pero poco o nada se ha dicho acerca del contenido del manifiesto (que por cierto es muy bueno). 

La foto se comió todo y eso ocurrió entre otras cosas por la falta de contexto, y de sentido político. En el plano interno no había ocurrido nada extraordinario en aquel momento y, más bien, la gente se aprestaba a recibir el feriado de la Semana Santa. En esas circunstancias, la mayoría reaccionó sorprendida y algo desconcertada, preguntándose en el fondo ¿oye, si de señales se trata,  no debieron hacer esto hace varios años?

Los que se tomaron la molestia de hilar más fino probablemente le encontraron algo más de sentido, mirando el contexto internacional regional y la crisis venezolana.

Otros habrán pensado en los antecedentes locales inmediatos, relacionados con la arremetida judicial del gobierno contra Doria Medina y Ernesto Suárez, y en ese caso se habrán dicho: mira, lo único que pudo reunirlos fue las ganas de salvar el pellejo.

Los más perspicaces habrán podido pensar también: estos caballeros no pudieron aparecer en la enorme foto del 21F, y entonces han reaccionado a la pérdida de protagonismo en el nuevo escenario, con esta foto.

Pero en lo que parece coincidir la gran mayoría (60%, según una última encuesta), es en que la señal política de los seis hombres de traje negro, en el hotel de cinco estrellas, ha generado la impresión de una juntucha altamente desfavorable e incluso perjudicial.

La sensación hubiese sido quizás distinta si solamente se hubieran pronunciado todos los exmandatarios, pero al mezclar a algunos de ellos con algunos líderes políticos, el resultado difícilmente podía ser distinto. Por separado, son diferentes y cada uno tiene sus virtudes, pero juntos son un desastrito.

Tan es así, que el Gobierno no tardó ni cinco minutos en aprovechar la ocasión para intentar dibujar el escenario: en un lado nosotros y en el otro el pasado retrógrado y superado.

Y, por supuesto, muchísimos pensamos que no tenemos nada que ver en esa falsa y mentirosa polarización entre un supuesto régimen revolucionario y autoritario, y una supuesta oposición conservadora y angelicalmente democrática. Esa polarización no es más que una falacia, conveniente para el Gobierno y para algunos opositores en su supervivencia electoral.

Somos muchos los que pensamos que varios de los protagonistas de la foto no son muy distintos al Gobierno, en la medida en que en el fondo comparten la misma visión de un modelo basado en el crecimiento a como dé lugar; secantemente capitalistas y desarrollistas, unos de izquierda y otros de derecha, dirán algunos. Varios de ellos comparten también con el Gobierno conceptos de la política y de la democracia, superados y claramente insuficientes para este tiempo.

La foto, más allá de lo que pudo ser una sana intención, no ayuda sino a los que insisten en el absurdo y miope intento de un frente único de oposición, pues en ella no puede haber lugar para los que demandamos un proyecto político alternativo, distinto al presente y al pasado.  

Ilya Fortún es comunicador social.
89
87

También te puede interesar: