La Paz, Bolivia

Domingo 19 de Febrero | 12:39 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias
José Guillermo Tórrez G. O.
Plus ultra

La capacidad de la gestión pública

La capacidad de la gestión pública
La creciente gravitación del factor técnico-profesional, o dicho de otra manera, los intelectuales y el poder en un cambio político requiere la exacta comprensión de este fenómeno tan esencial para nuestro desarrollo económico. Es así como el impacto de la civilización técnica-profesional en este periodo sobre la estructura institucional y sobre el mundo de las representaciones políticas es determinante. En ese ámbito, la tecno-estructura suplanta con vigor las necesarias relaciones de equilibrio entre lo político y lo técnico a nivel general, y se entiende a los que poseen un dominio profesional de las llamadas ciencias de la acción.
 
Obviamente que las decisiones políticas en el manejo y conducción de los instrumentos estatales del desarrollo tienen un accionar cada vez más determinante entre los diferentes modelos impuestos,  denomínense  tecnocráticos puros, pragmáticos  y otros, tal como lo hemos visto en estos años que vivimos en democracia. 
 
De esto se desprende que la razón de Estado no es otra cosa que la razón técnica dentro de su propia micro legalidad, con la tendencia de que el fin del Estado consista solamente en obtener mayor efectividad de los medios técnicos disponibles. Como alguna vez mencioné acerca de los independientes, independientes de qué: ¿del hambre, de  la desocupación, de la pobreza?
 
 Al observar en detalle el problema de la gestión pública del Gobierno es pertinente meditar sobre el concurso de los profesionales y los intelectuales bolivianos, y que se entienda bien que éste no es un tema de color de piel o de dónde son originarios, sino de ver el papel que vienen representando en nuestra vida, como grupo que no emplea otras armas más que las de su inteligencia, su capacidad para el análisis, su habilidad para comprender e interpretar los sucesos, su agudeza para desentrañar las estructuras sociales, su visión del movimiento que la historia va operando, su valor personal para defender sus ideas y, por último, su don de expresión para comunicar a las mentes que los leen o los escuchan.
 
 La intervención vigorosa de los profesionales e intelectuales en la vida pública  parece ser un fenómeno mundial en nuestro tiempo. Ellos saben perfectamente que su esfuerzo es para formar y robustecer la opinión pública para conducirla a su misión política. Hoy, que se busca como objetivo nacional la recuperación de nuestros recursos naturales, el fortalecimiento del Estado nacional,  la inclusión social,  no quiere decir  que retornemos a los viejos errores del pasado, cuando las empresas del Estado y otras fueron, y son,  botines de guerra, donde primó la dádiva, la prebenda,  la corrupción, etcétera para inventar procesos judiciales cuando se denuncia o se piensa en forma diferente a los que gobiernan. 
 
 Un país que no cuenta con una opinión pública de profesionales e intelectuales  va al caos más a prisa que con el desorden. Si es que salimos en paz y armonía de esta larga y dilatada crisis, la Bolivia que viene debe compatibilizar creativamente esa convivencia entre lo profesional, lo intelectual, el pueblo, sin exclusión alguna, y el poder sin soberbias y sin desdenes. Caso contrario, mientras más fuerte sea la presión que se le aplique se tornará más explosiva.   
 
En estos últimos tiempos, nuestros hombres de ideas han demostrado una sorprendente  inactividad. Sin embargo, han concurrido hombres con acción que, por encima de los riesgos personales, han librado  y siguen librando una batalla crítica que mucho bien le hará al país, pero, tomando en cuenta a ese profesionalismo, incorporando a los que saben y tienen experiencia en cada uno de estos oficios, será otra cosa, pues, como dice ese viejo adagio popular, otra cosa es con guitarra y con la proyección que es necesaria en estos momentos para el futuro reordenamiento nacional de estos tiempos de cambio.

José Guillermo Torrez G.O.  es ingeniero geólogo y administrador de empresas.
 jgtorrezgo@gmail.com
31
5
Comentarios

También te puede interesar: