La Paz, Bolivia

Miércoles 20 de Septiembre | 16:18 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias
Desde la acera de enfrente

Verdad contra mentira y mentira contra verdad

Verdad contra mentira y mentira contra verdad
Es verdad que en el referendo del año 2016 ganó el No a la modificación de la Constitución Política del Estado.Es mentira que ese referendo fue un pedido popular.

Es verdad que ese referendo fue una iniciativa gubernamental que nos costó 140 millones de bolivianos.

Es mentira que Evo representa a la izquierda. Es verdad que el proyecto masista está derechizado y que buena parte de su fuerza, y apoyo, viene de los sectores empresariales, como es el caso de la agroindustria cruceña.

Es mentira que Evo Morales y Samuel Doria Medina sean personajes antagónicos; son complementarios, uno es funcional al otro, se necesitan mutuamente y se alimentan mutuamente. Evo Morales necesita tanto de Samuel Doria Medina, como Samuel necesita de la persecución de Evo para visibilizarse y adquirir sentido. 

Es verdad que el Movimiento Al Socialismo, desde el Palacio de Gobierno, ha perdido la capacidad de analizar y entender la realidad, y que por ello insulta la inteligencia, la capacidad crítica y la postura de los y las bolivianas, pretendiendo que el No es fruto de una supuesta manipulación masiva de la opinión pública.

 Es mentira que el No es fruto de la manipulación; el No es la respuesta de la mitad del electorado que considera que es mejor que el presidente Evo Morales no se pueda postular a una próxima reelección. 

 Es verdad que personajes como Manfred Reyes Villa, que salió escapando de Cochabamba, que personajes como Samuel Doria Medina, Tuto Quiroga o Sánchez Berzaín quieren apropiarse del No para presentarse como alternativa a Evo Morales y no lo vamos a permitir. 

Es mentira que el pueblo boliviano ha perdido la memoria, la masacre de octubre del 2003 está impune y Sánchez Berzaín tiene un juicio pendiente por mandar a matar  a un pueblo en revuelta.

El caso Zapata es una verdad compleja e indignante: Gabriela Zapata fue pareja de Evo Morales; es verdad que ella se convirtió en la pareja de Evo Morales apenas ingresó como simpatizante del partido. Es verdad que él le dobla la edad a ella, es verdad que ella se embarazó para Evo Morales. Es verdad que Evo no sabía si su hijo estaba vivo o muerto. Es verdad que Gabriela Zapata era gerente comercial de la empresa china CAMC, aunque no es profesional. Es verdad que vivía en una mansión que fue propiedad del exministro de Banzer Guillermo Fortún. 

 Es mentira que decirte que votaste por el No por opa y manipulado o manipulada logrará convencerte de lo contrario.

Es verdad que decirte que eres una persona víctima de manipulación sólo consigue enojarte, insultarte y lograr que te aferres más aún a tu postura.

 Es verdad que la aparición estelar de Gabriela Zapata en ATB el domingo pasado puso en ridículo al Presidente; es mentira que ATB no haya perdido el pasado domingo lo poco de credibilidad que le quedaba.

Es verdad que Gabriela Zapata goza en la cárcel de Miraflores de privilegios: no comparte celdas, no se sabe si duerme allí, no comparte comida, ni duchas, ni hace los oficios y aparece sólo una vez al día. Es mentira que ATB ganó una primicia noticiosa con la "aparición” de Gabriela Zapata. Es verdad que ATB cumplió órdenes gubernamentales para pasar en horario estelar y no como espacio solicitado la aparición de Gabriela Zapata del domingo pasado.

 Es verdad que las marchas y contramarchas del 21F fueron una pulseta de fuerzas entre gallos, entre machos y que no fueron expresiones espontáneas.

Es verdad que el caso Zapata indigna porque es una historia sórdida de machismo, tráfico de influencias, chantajes e irresponsabilidad paterna.

 Es verdad que el Gobierno ha perdido la capacidad de distinguir entre mentira y verdad, y, más aún, el Presidente. Es evidente que han pasado de mentir a los demás a mentirse a sí mismos y hoy ya no distinguen mentira de verdad.

 Es mentira que los bolivianos y las bolivianas no tengamos la capacidad de distinguir entre verdad y mentira, entre engaño y sinceridad, y quien sabe por eso ganó el No en el referendo del año pasado. 

María Galindo es miembro de Mujeres Creando.
865
21

También te puede interesar: