La Paz, Bolivia

Viernes 23 de Junio | 11:44 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias
María Galindo
Desde la acera de enfrente

¿Cuál democracia municipal?

¿Cuál democracia municipal?
Hace más de ocho meses que la organización de Mujeres en Situación de Prostitución (OMESPRO) y Mujeres Creando hemos presentado al Concejo Municipal la propuesta que permita que los locales de mujeres en situación de prostitución dejen de ser clandestinos, para poder frenar el proxenetismo y la trata de mujeres,  y para frenar los abusos de la Policía y del propio gobierno municipal.

 La propuesta concreta bien estudiada, profundamente fundamentada, implica únicamente dos artículos. El primero: que se incluya en los rubros de actividad económica la prostitución y no se nos obligue, como ahora, a inscribir los locales como whiskerías, pues pretendemos disociar la venta de sexo de la venta de alcohol.

El segundo: que las titulares de las licencias de funcionamiento sean únicamente las propias mujeres en prostitución y no los proxenetas, pues el proxenetismo es un delito.

El Concejo prometió su tratamiento inmediato y se nos exigió una serie de informaciones, y reuniones, a las que asistimos, aportamos datos y demostramos la solvencia de nuestra propuesta.

La apertura del  gobierno municipal se dio gracias a la clausura del Katanas y a la demostración pública de que el gobierno municipal tenía graves niveles de complicidad con locales como el Katanas y otros para facilitarles su funcionamiento; mientras que persigue, acosa y viola los derechos de las mujeres en prostitución para generar una pantalla mediática que proteja sus niveles de posible  complicidad con el proxenetismo en nuestra ciudad. 

Solicitamos un informe al presidente del Concejo, quien nos aseguró, en el mes de enero, que la propuesta sería aprobada en breve y que estaba lista.

No nos llamaron más, hasta que, milagrosamente, nos piden participar de la conferencia de prensa  por el Día de la Trabajadora Sexual como paisaje de fondo de su burlesca y ridícula democracia municipal.

¿Cuánto tiempo más hay que esperar para que el Concejo apruebe la norma?

¿La diluyen porque no quieren que Mujeres Creando y OMESPRO demostremos que sí hay soluciones, que sí tenemos propuestas útiles, prácticas, realizables y urgentes?

¿Quieren forzar para que concejalas, como Kathia Salazar y Cecilia Chacón, aparezcan como autoras de la norma para justificar sus curules, sus sueldos y a su pseudo partido, en vez de ser sinceros y aceptar que la propuesta no sale de la institución ni de ellos porque el poder les impide pensar, sino de la calle y de las propias mujeres en situación de prostitución?

O es mas grave aún y Revilla no quiere dar paso a la norma porque su posible complicidad con el proxenetismo en la ciudad de La Paz impide transparentar la situación de los locales de prostitución. 

¿No quiere Revilla que las mujeres en prostitución se liberen de los proxenetas, que son los que pagan las coimas gordas al gobierno municipal?

 ¿Quizás no se atreven a  disociar prostitución de consumo de alcohol, como hemos propuesto nosotras porque la vida, la salud y la seguridad física de las mujeres en prostitución no les interesa?

Especulo sobre los motivos de la demora, del silencio, del ninguneo y de la irresponsabilidad municipal, porque como ciudadana paceña no tengo otra alternativa que imaginar lo que pasa, ya que no tengo acceso a un trato digno, ni a información porque no tengo camiseta amarilla del partido, ni quiero ponérmela.  

Salen todo tipo de normas municipales cada día pero a las mujeres en situación de prostitución se las posterga y maltrata con gentiles e hipócritas sonrisas, sin dar curso a la propuesta.

¿Quieren que roguemos a sus pies como si La Paz fuera un feudo y hubiera que pedir con sumisión la atención del señor feudal?

Tengo la sensación de que ocupan el gobierno municipal como simples administradores ocasionales de la corrupción, la dejadez y la burocracia. 

100 años han pasado sin que haya ninguna normativa sobre prostitución. La última data de 1917, como se lo demostré a los concejales con quienes nos reunimos.

Ese mismo formato de vergüenza, persecución y criminalización es el que sigue vigente hoy. ¿No les parece suficientes años de postergación?  ¿No les parece suficiente deuda social con las mujeres paceñas y con las mujeres en prostitución? 


María Galindo es miembro de Mujeres Creando.
172
31

También te puede interesar: