La Paz, Bolivia

Martes 24 de Octubre | 01:41 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias
María Galindo
Desde la acera de enfrente

Soñar es gratis

Soñar es gratis
Ocurre en pocas ocasiones que Evo desayune con Evaliz y Álvaro, sus dos hijos. Normalmente, la cargada agenda del Presidente y su desapego por el lugar de padre ha hecho que realmente no hubiese asumido nunca ese lugar. Los reconoció tardíamente pero no viven con él.  

 Los que sí han asumido y han sido marcados por el lugar de hija e hijo son Evaliz y Álvaro, quienes, de forma directa, le han comunicado a su padre que no votarán por él las próximas elecciones si se presenta a la candidatura. Evaliz fundamentó su argumento en el hecho de que es estudiante de derecho y, como tal, estudia la Constitución Política del Estado, en la cual la reelección que pretende es inconstitucional. En el caso del hijo, el argumento es más de piel: "No votaría por ti papá porque no creo que harías un buen trabajo, porque no creo en ti como padre y menos aún como gobernante”.

 Dichas afirmaciones llegaron hondo al corazón de Evo. Acercarse a los 60 años está afectando viejos hábitos de Evo, por eso la negativa de sus propios hijos de votar por él, en el ejercicio de su único derecho que es el voto, lo ha herido.

 Primero tuvo ganas de llorar, luego quiso ordenarles que voten por él o perderían su protección y cariño, pero no se atrevió a lo segundo, porque él mismo sabe que tanto Evaliz como Álvaro han crecido sin su amor, sin su protección y sin su apoyo, por lo que él tiene más que perder que ellos.

 En un ataque de cuestionamiento personal, en un ataque de libertad, Evo decide obedecer a sus hijos y librarse de una próxima candidatura, pero para hacerlo decide convocar a una reunión inédita de lideres políticos, para empujar a todos a abandonar la ambición de poder.

 Convoca a Tuto Quiroga, Carlos Mesa, Samuel Doria Medina, Luis Revilla, Víctor Hugo Cárdenas, Álvaro García Linera y Rubén Costas. Todos asisten intrigados a la reunión, al Palacio de Gobierno.

 Es la impresión de las caras relajadas, sinceras, jóvenes de sus hijos, que son los únicos capaces de decirle a la cara lo que piensan, lo que lo mueve desde lo más hondo de su alma a dar un paso histórico inesperado.

 Evo empieza la reunión proponiendo a todos los convocados un pacto. Les dice: Señores no me presentaré a una nueva elección, siempre y cuando ustedes tampoco se presenten. Lo único que podemos ofrecerle realmente al país es el derecho de renovar la democracia entera; voy a proponer lo mismo a todos los que han estado como diputados, senadores o ministros. Nadie que haya ejercido un cargo público de alto nivel debe repostularse a nada. 

 Los invitados se quedan atónitos, especialmente los que más lo odian, como Tuto Quiroga o Samuel Doria Medina. Le exigen una explicación y muestran cierta decepción, exclaman entre dientes: "A qué nos dedicaríamos entonces, si no es a odiarte”. 

 Evo les explica. Este es un pedido de mis hijos Evaliz y Álvaro, a quienes no les ha dado nada en la vida y a quienes quiero compensar su soledad y abandono con una decisión tan profunda que les impacte en sus corazones y les llene de esperanza. Me han dicho los dos que no votarían por mí, se sincera el Presidente.

 Carlos Mesa, al escuchar estas palabras, confiesa que sus dos hijos le han dicho exactamente lo mismo. Samuel Doria Medina toma la palabra y dice: No sé qué piensan mis hijos, no hablo con ellos hace tiempo. Tuto dice lo mismo y: Pero sería nuestra oportunidad de hacer algo realmente importante retirarnos todos, ceder el paso juntos.  Abandonar la ambición de poder. 

 Álvaro se retira al baño, donde le caen algunas lágrimas, a solas, que no quiere exhibir en público.
 
 Cuando retorna a la sala con la firme intención de ensayar algunos argumentos marxista-andino-amazónico capitalistas para persuadir a Evo sobre el absurdo y sobre la poca importancia que pueden tener las palabras de unos changos llamados hijos o hijas, es tarde. El acuerdo está siendo firmado por todos y no le queda otra que firmar él también. Dejan libre al país para reconducir la democracia. La noticia llega a todos los rincones del país y del mundo, y produce una alegría infinita. 

 Bolivia se convierte en país ejemplo de democracia. Los periódicos de todo el mundo abren con el siguiente titular: Bolivia se libra por renuncia propia de toda la dirigencia político partidaria, los movimientos sociales de todo el mundo exigen lo mismo a sus gobiernos.
 
María Galindo es miembro de Mujeres Creando.
360
33

También te puede interesar: