La Paz, Bolivia

Jueves 19 de Enero | 10:59 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias

Un “cuarto intermedio” para mirar 30 años de historia

Un “cuarto intermedio” para mirar 30 años de historia
En unas cuantas semanas cumple 30 años la revista Cuarto intermedio, que fue fundada en un  momento social y político muy crítico en el país, el año 1986. La revista ya cuenta con más de 100 números y continúa aportando al análisis y reflexión sociopolítica  y económica. Como relata uno de sus fundadores, el padre Antonio Menacho, el nombre de la revista respondía justamente a esa necesidad: en medio de la vorágine de los sucesos –a que estamos acostumbrados en Bolivia- hacer un "cuarto intermedio” para detenernos y pensar.

 Hace exactamente 30 años vivíamos la consolidación de una naciente democracia y el lanzamiento del Decreto Supremo 21060, con el que se iniciaba el ciclo neoliberal. Ambos aspectos marcaron un punto de inflexión en la historia, no sólo por el cambio en las estructuras institucionales del Estado, sino también por la emergencia de nuevos sujetos, el declinamiento de otros, el surgimiento de  nuevas modalidades y temas de conflicto. Así como  la aparición de múltiples escenarios de participación que comenzaron a proliferar en los intersticios de la sociedad, otorgando una nueva vitalidad a la trama social, que se intensificó  y cobró protagonismo político a inicios de siglo.
 
Los partidos habían asumido un rol central como nuevas élites en el poder y realizaron un importante esfuerzo por llevar adelante una serie de reformas, institucionales propiciadas por acuerdos interpartidarios para mejorar la calidad institucional de la democracia. Así sentaron las bases de una institucionalidad que no estuvo acompañada por la voluntad política de los partidos y tampoco por una sociedad comprometida con sus instituciones. 
 
De ahí devino el rechazo a la gestión partidaria  y el ciclo de protestas de inicios de siglo que cuestionó a los partidos y también a las instituciones políticas, y a la democracia, propugnando una "refundación estatal”  que aún no termina de consolidarse.
 
Hace justamente  30 años, Xavier Albó escribió un primer artículo, que en ese momento resultaba casi profético. El mismo se denominó "Cuando el gigante despierte”, presagiando el derrotero histórico que los indígenas irían a jugar pocos años después. 
 
Aún no se puede evaluar con precisión cuánto realmente cambió el país en estos 30 años de historia, pues, por un lado, se perciben fuertes líneas de continuidad, en especial en el campo económico, pues el modelo neoliberal impera en las relaciones sociales, pese al discurso contrario de los actuales gobernantes. Otros  aspectos, como una cultura política patrimonialista enquistada en el Estado desde hace más de cinco décadas, que se expresa en el aprovechamiento privado de los bienes públicos o en la arbitrariedad en el uso del poder.
 
Pero, por otro lado, también se perciben vientos transformadores que han sembrado la democracia de nuevos componentes, como la ampliación en la participación social, los avances irreversibles respecto a la inclusión sociocultural, la lucha contra el racismo, el camino hacia la igualdad de género o la necesidad de una descentralización creciente del Estado. Estos cambios tienen un sustento cualitativamente distinto a la simple emisión de leyes,  decretos o discursos retóricos, porque han sido producto de largas luchas sociales y, al mismo tiempo,  han sido apropiados por "la sociedad en su historia”.
 
María Teresa Zegada es socióloga y analista.
18
4
Comentarios

También te puede interesar: