La Paz, Bolivia

Domingo 19 de Febrero | 12:38 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias

Militares, acción política e ideología

Militares, acción política e ideología
Una caricatura publicada hace unos días en el periódico Los Tiempos  a propósito de la reciente creación de la Escuela de Comando Antiimperialista,  refleja el desencuentro entre dos visiones y códigos ideológicos distintos al interior de las Fuerzas Armadas:  Una autoridad militar pregunta con vehemencia a un soldado del ejército: "Cuando yo diga : Patria o muerte ¿Qué responderá, soldado?” Y el soldado le responde: "¡Patria¡ Mi general”. Esta disonancia comunicativa refleja dos versiones de la realidad. Por una parte, la intención performativa del general fuertemente influenciado  por el perfil ideológico  marxista-leninista y antimperialista latinoamericano asumido eventualmente por el actual gobierno; y por otro, en el soldado, la tradición de las fuerzas armadas de Bolivia, que ha estado muy marcada desde sus orígenes por una concepción patriótica y nacionalista,  mediante  la exaltación de los símbolos patrios,  la integración de los bolivianos y la unión nacional, en que cobra  sentido la frase final del himno ‘morir antes que esclavos vivir’, en una clara reivindicación de la patria, la independencia  y la soberanía como principios abstractos del Estado, pero que no alude necesariamente a la existencia de un enemigo concreto como fue en su momento, el  imperialismo. 

Ciertamente, la palabra ‘antiimperialismo’ hace ruido, en un contexto de  expansión global del capital, su diseminación espacial y las diversas formas de penetración que hoy ha adquirido  y donde la presencia de un enemigo claro de carne y hueso como fue el imperio norteamericano en el siglo pasado, aparece diluida; sin que ello quiera decir que este sistema de dominación  internacional no exista, al contrario goza de gran vitalidad, pero con formas de existencia totalmente distintas. 

Hace un tiempo atrás, un general del ejército recogiendo la iniciativa del propio Presidente del Estado Plurinacional en conmemoración al 23 de marzo, Día del mar, sugirió añadir al lema  del ejército ‘subordinación y constancia’, la frase ‘patria o muerte, venceremos’. El lema responde a una evocación absolutamente disciplinaria e institucional de la entidad armada,  mientras que la frase fue  tomada del discurso del líder de la revolución cubana Fidel Castro, quien la enunció  con gran fervor en  ese país,  en un momento en que cobraba mucho sentido, y luego se expandió a lo largo y ancho del continente entre los movimientos de izquierda radical, como epítome de la revolución cubana.

Recuperando esta línea política, hace pocos días, el presidente Evo Morales, junto al Alto Mando de las Fuerzas Armadas (FFAA) y con la presencia de  invitados del área de defensa nacional de Venezuela, Ecuador y Nicaragua, inauguró la denominada  ‘Escuela de Comando Antiimperialista Juan José Torres’, que tiene por objeto promover la formación política de los integrantes de las Fuerzas Armadas. Lo cual resulta un contrasentido  con el papel asignado a éstas en la Constitución Política del Estado, y que  expresamente señala en el  Artículo  245 que las Fuerzas Armadas no deliberan, y como organismo institucional, tampoco realizan acción política.
 
Entonces, ¿a qué responde esta escuela de formación? ¿Cuál es el sentido de toda esta parafernalia? ¿Será  que en realidad, la crisis de hegemonía y el adelgazamiento del poder están conduciendo al gobierno a involucrar abiertamente en la política a los aparatos de coerción?

María Teresa Zegada es socióloga.

97
2
Comentarios

También te puede interesar: