La Paz, Bolivia

Martes 28 de Marzo | 21:24 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias
Continuidades y rupturas

Los niños y la práctica política

Los niños y la práctica política
Un típico recurso mediático de los líderes populistas es aparecer públicamente rodeados de niños. En la historia mundial existe una enorme galería de fotos de líderes destacados, sobre todo aquellos que propiciaron los más cruentos acontecimientos políticos, alzando niños o caminando con ellos en los brazos; como la clásica pintura de Stalin con un niño rubio en brazos que en una mano sostiene una bandera roja de la entonces URSS y, en la otra, un ramillete de flores; o las fotos de uno de los personajes más nefastos de la historia contemporánea, el  líder coreano Kim Jong-Un, alzando un niño vestido de militar.  

 El uso de los niños  y niñas, no sólo en  imágenes, sino también mediante su presencia física y activa en política, ha sido altamente censurada en países democráticos y es motivo de  legislaciones altamente prohibitivas en distintos países del mundo; poniendo  particular atención a los momentos electorales, que al parecer son los más propensos, para endulzar las imágenes de los candidatos con la presencia de inocentes  niños o niñas.

En Bolivia, el Código Niño, Niña y Adolescente, aprobado en 2014, establece varios artículos que defienden los derechos de los niños sobre el respeto a su imagen (Art. 144) y en particular sobre la utilización de la niña niño o adolescente "como objeto de presión o chantaje en conflictos sociales, así como la instigación a participar en cualquier tipo de medidas de hecho” (Artículo 153, inciso e).

De ahí que hace unos días conmovió a la opinión pública las imágenes de un grupo de niños en la plaza 24 de Septiembre instruidos por una conocida política opositora que - como ella misma señaló- los  "entrenaba” como "soldados de Jesucristo, para defender la patria y defender a Dios”. La política añadió, en una entrevista televisiva, que los niños "son capacitados para defender a la patria de todos los gobiernos socialistas y comunistas”. El comportamiento delirante de esta política cruceña trasciende las desoladoras imágenes de los niños marchando en la plaza cruceña y repitiendo estribillos aleccionados por ella, a la que se referían como su "general”. 

 Detrás de estas impactantes escenas persiste una concepción educativa  autoritaria  en la autodenominada "escuela de héroes”, a la que ciertos padres de familia llevan a sus hijos para recibir orientación de valores como la verdad, la dignidad y la lucha contra la corrupción en sus vidas, según la propia instructora. Nada más grotesco y contradictorio.

 Más allá del contenido de las alocuciones, que de hecho contenían una alta carga política en relación con el 21F, la intención de la mencionada mujer nos traslada  inmediatamente a escenarios construidos por los populismos radicales (de izquierda o de derecha)  y a gobiernos totalitarios. 

 Ahora bien, lo sucedido es un extremo por el toque caricaturesco; sin embargo,  cualquier tipo de manipulación a los niños y niñas es condenable. Existen otras  formas más sutiles que se deslizan, por ejemplo, en  el arsenal ideológico cargado en los textos educativos escolares, contando una versión interesada de la historia -de hecho está sucediendo en los textos que actualmente son utilizados- o  a través de los discursos de personalidades políticas frente a niños que los observan con asombro. Hace pocos meses, el Vicepresidente del Estado afirmaba en una población rural, dirigiéndose a los niños: "Nunca olviden que todo lo que están viendo ahora ustedes es gracias al presidente Evo, nunca olviden que esas casitas que ahora vamos a entregar es porque hemos recuperado nuestro gas y nuestro petróleo. Niños, jóvenes, señoritas, nunca olviden que siempre tienen que defender a nuestro presidente, defender que nadie nos venga a quitar nuestro gas”. En definitiva, si de lo que se trata es de enseñar y transmitir valores como la verdad, la libertad y el pensamiento crítico, éstos son los peores ejemplos.
 
María Teresa Zegada es socióloga y analista.
93
1

También te puede interesar: