La Paz, Bolivia

Domingo 20 de Agosto | 04:02 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias
Oscar Díaz Arnau
Dársena de papel

A Trump lo elegimos todos

A Trump lo elegimos todos
No salimos del asombro, pero los estadounidenses votan a Trump por las mismas razones que los venezolanos votaron a Chávez y Maduro y que los bolivianos votaron a Evo.  Al menos, por varias de esas no tan extrañas razones. Ironías de la política y vaya suerte, Estados Unidos y Bolivia, con una diplomacia entre algodones, hoy comparten el agridulce banquete democrático de haber encaramado como presidentes a una clase de mandatarios que saben sacar provecho de la desilusión de la gente por el sistema establecido, apelando a una cursi -pero efectiva- retórica paternalista.

Nos escandalizamos por los estadounidenses, pero somos bastante hipócritas. ¿O de qué hablamos cuando hablamos de "la voluntad del pueblo”? ¿Qué voluntad tiene tu pueblo? Por casa, ¿cómo andamos? ¿Por qué votan los bolivianos cuando votan por Evo Morales?
 
En Estados Unidos las encuestas fallan al ocultar muchos su preferencia por el inconfesable Trump; nada diferente a lo que pasó con Morales, ¿lo recuerdan? Trump, al igual que Morales en su época, cae como baldazo de agua fría que la historia sin embargo vino calentando a fuego lento. Iguales pero distintos, distintos pero iguales, uno de derecha y otro de una izquierda que según la conveniencia puede no ser tal, uno es el gringo de los millones que reconoce haber evadido impuestos y el otro el humilde de procedencia, el indio que no habla idiomas originarios. Ambos acceden al poder gracias a la coyuntura favorable para los políticos de la periferia, los que no salen de la bolsa de corruptos tradicionales aunque pronto aparecen dentro de otra en la que tampoco se escatiman deshonestidades.
 
En Bolivia no salimos del estupor y no dejamos de preguntarnos por qué un excéntrico, controvertido, ególatra, misógino, racista,  xenófobo, machista, antisemita, clasista, homófobo, ultranacionalista, un tipo que ha sido capaz de burlarse de un discapacitado, resulta elegido presidente de la nación cuya democracia es la más antigua del mundo.
 
A simple vista, a Trump lo hacen presidente, sobre todo, los blancos pobres, el "americano profundo”, lo mismo granjeros que urbanitas golpeados por la crisis de 2008; la clase media baja; los jóvenes menores de 30 años; muchos más latinos de los que se esperaba; muchas más mujeres de las que se toleraba.
 
Lo hacen presidente el voto castigo, el ausentismo, los verdes y los libertarios y, algunos dicen también, la pérdida de competitividad frente a los países asiáticos, el mercado, la guerra. Y los medios, los más influyentes, paradójicamente los que se habían inclinado sin disimulo hacia Clinton mientras caían en la trampa de Trump, en el Trumpismo, esa manera tan propia de ser estúpido que se asemeja al estilo del populismo sudamericano y así aparecen todos los días con sus extravagancias en las primeras planas, Oppenheimer dixit.
 
A simple vista lo eligen unos loquitos -como ligeramente lo consideramos a él-, pero no queremos darnos cuenta que, salvando las particularidades del electorado y la idiosincrasia estadounidense, a Trump lo elegimos todos. Es generalizado el cansancio de los políticos ineptos y del sistema perverso que ha vuelto más ricos a los ricos y más pobres a los pobres, y entonces repetimos la historia creyendo que cambiará con los Perón, con los Ortega, con los Chávez, con los Morales, con los Kirchner… ahora con Trump y con los que vendrán, infelizmente, a falta de alternativas menos insensatas.
 
Locos, de última, estaremos todos al comprometer nuestros valores por ambiciones individuales en detrimento del bienestar común; pero, esto es demasiado humano como para condenarlo. Basta con hacerse esta nueva pregunta: ¿por qué no debía de ganar el candidato de caricatura si se parece a la caricatura de sociedad que tenemos?
 
A mí me da tanto asco y miedo Trump como lo que podemos llegar a hacer nosotros cada vez que nos desilusionamos.

Oscar Díaz Arnau es  periodista y escritor.
73
6

También te puede interesar: