La Paz, Bolivia

Domingo 26 de Marzo | 20:43 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias
Oscar Díaz Arnau
Dársena de papel

El tiempo

El tiempo
¿Es cierto que curas todas las heridas?, pregunta el Sombrerero al Tiempo en Alicia a través del Espejo, la película. Confía en una respuesta positiva, guarda una íntima esperanza en el futuro que sana a la moda escolar, con goma, borrando el pasado. ¿Qué tan pronto es pronto?, se desespera el Sombrerero y el Tiempo, con la templanza del que lo tiene todo calculado, controlado, le dice que goce del presente.
 
Trillada pero sabia la recomendación del Tiempo, no obstante entrañar la idea del encierro en nuestro tiempo; fóbica idea por la impotencia de no tener a mano la Cronosfera para ir hacia atrás en el tiempo y gozar de lo ido y añorado, para cambiar lo mal hecho y quizá, con algunos ajustes técnicos, poder apretar un botón y aparecer en el futuro doctor (el que cura las heridas) para olvidar (para borrar) el presente que no se goza.
 
"No puedes alterar el pasado”, "nadie puede ganar una carrera contra el tiempo”, le advierte el Tiempo a Alicia y sí, es así nomás; la indemniza enseñándole que se puede aprender de él. El implacable Tiempo, atravesado por una memoria de larguísima data y por un diminuto sombrero, producción de un niño para su padre que lo desechó en su tiempo y, sin embargo, lo conservó por siempre, hablando con la encantadora Alicia, la que vive pendiente de la familia del Sombrerero, la que hace posibles las imposibilidades.
 
Es aquel el mismo tiempo que trae personitas adorables, para alegría de las familias y, al mismo tiempo, el mismo tiempo que se lleva personajes entrañables, para desconsuelo de las mismas familias y algunos más.
 
Es el tiempo, en realidad, antropófago, que si bien da y quita, lo que quita no lo devuelve más. Por eso sabe dar palmaditas en la espalda, para levantar el ánimo: "no se puede cambiar el tiempo, pero sí aprender de él”. Por eso vemos las cándidas películas de Disney, para escabullirnos de la pastrana vida real.
 
Apremia el tiempo (con minúsculas) por el reloj, su compinche, que cambia de apariencia para no ser atrapado y entonces a veces es reloj biológico, reloj pulsera, reloj de arena, reloj de agua, reloj digital, reloj del celular, reloj de la TV; el inalcanzable reloj de pantalla led es a veces, o el reloj del Big Ben, el de la Catedral de Estrasburgo, el de la Plaza Uyuni. Puede ser el reloj Citizen, el Rolex, el de alta gama; el reloj de plástico, el de bolsillo, el de pared; el reloj cucú, el reloj que atrasa, el reloj de péndulo, de cocina, del shopping; el reloj del niño, de plastilina. 
 
Otras veces el reloj astronómico, el reloj menstrual, el reloj de consultorio, el que enferma, el reloj de la hora cívica, el del paso militar, o el reloj del jefe (¡aj!). Si no, el reloj de sol (tan lindo), o el reloj puntual (tan aburrido), el reloj adelantado, el reloj de Dios, el Gran Reloj; un relojazo cuando no es el reloj que da la hora y nada más que la hora (tan raro), en modo tic-tac, sin respiro, hasta que se le acaba la pila.
 
Es paradójico que le rindamos culto a la tiranía del tiempo. "Valioso es”, "oro es”, el escurridizo y asfixiante tiempo. El tiempo que mortifica, ¿para qué lo queremos? Ah, para aprovecharlo, para "sacarle tiempo al tiempo”, o sea, para robarle su alma y salirnos con la nuestra. (Si puedo verlo en los periódicos, como cuando el hombre había conquistado la Luna, en titular inmenso, victorioso: "¡Al fin hemos derrotado al tiempo!”).
 
No sería tan fácil como llegar a la luna de Valencia... La clave parece estar en tomar al tiempo desprevenido y no perderlo de vista porque, al menor parpadeo, vuela. Eso dicen, que "el tiempo vuela”.
 
Pero algo tenemos que hacer para detener su marcha. Para que nos deje vivir en paz.

Oscar Díaz Arnau es periodista y escritor.
48
0
Comentarios

También te puede interesar: