La Paz, Bolivia

Jueves 23 de Marzo | 12:24 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias
Agua de mote

Auto- rodillazos

Auto- rodillazos
Le propongo el siguiente ejercicio: intente, contorsiones mediante, autoinfligirse un rodillazo en la zona estomacal. ¿Ya lo hizo? Le aseguro que no lo consiguió -a menos que su configuración anatómica sea completamente a la del común de los mortales-. Para su tranquilidad, ni mi persona ni los estudiantes a los que sometí a esta prueba lo logramos.

 Dadas así las cosas, convengamos en que es prácticamente imposible hacerlo y, sin embargo, el régimen, acostumbrado a propinar rodillazos a medio mundo, lo ha hecho, no una, sino dos veces la última semana -por supuesto que no de manera literal- causándose sendos moretones en su ya lastimada credibilidad y su casi extinta seriedad.

 El primer autorodillazo tiene que ver con la manera en la que sus tecleadores están administrando la cuenta de Twitter del Presidente. Lo están haciendo, a decir de un amigo, como "monos con navaja” (debo mencionar que yo me entero "de rebote” de los tuits que emanan de dicha cuenta, porque ni loco me haría seguidor de semejante opería). La cantidad de publicaciones con datos inexactos o, en el peor de los casos, erróneos, ya ha sido objeto de artículos que mueven a preguntar quién quiere hacer quedar tan mal al titular de dicha cuenta -un tal Evo-. 

 Pero una cosa es dar información equivocada y otra denotar absoluta ignorancia (o maledicencia, quién sabe) publicando verdaderas barrabasadas, cual es el caso de aquella que atribuye al general Gary Prado Salmón la autoría del asesinato de Ernesto Guevara, autorodillazo de colosal dimensión que ya tuvo respuestas de autoridades en materia de historia, y del propio aludido, dejando establecido que, por el contrario, dentro de lo delicado de la situación en 1967, Prado tuvo un comportamiento humanitario -lo que más bien lo enaltece- para con el intruso argentino-cubano.

 A propósito, sin simpatizar en absoluto con el terrorista, considero que lo que se le hizo no estuvo correcto: ultimarlo y, encima, mutilarle las manos es de una torpeza bárbara. Se atribuye a Guevara esta expresión a tiempo de ser capturado: "No me maten, valgo más vivo que muerto”. Sea o no verdad que lo haya dicho, lo cierto es que, por el contrario, el tiempo demostró que el hombre valía más muerto que vivo, pues pasó del personaje al mito, cosa que la decisión jerárquica de ejecutarlo no vislumbró. Si el sujeto siguiera vivo, sería un venerable anciano -a lo Fidel-, viendo cómo los Rolling Stones llevaban los nuevos vientos a la Isla. Y, claro, no habría mucho negocio en hacer camisetas con su cara estampada. 

 Segundo autorodillazo: el asunto del asesinato a los esposos Andrade había dejado de ser tema de conversación hace diez años; la mención del caso era una excentricidad de algún memorioso -como Humberto Vacaflor, por ejemplo-, cuyo impacto no pasaba del comentario de cafetín. Hasta que, buscando algún motivo para perseguirlo, al régimen no se le ocurrió mejor idea que la de enjuiciar al mencionado periodista por haber recordado el tema durante una entrevista de la que pocos se enteraron -entre ellos ni yo mismo-. 

 La consecuencia de esta acción del régimen ha sido catastrófica porque ha generado un "efecto búmeran” descomunal: hay personas -las de las nuevas generaciones, principalmente- que no habían oído siquiera hablar de ese espantoso crimen, en el que -hay testimonios que lo corroboran- el señor Morales Ayma jugó un rol protagónico. No vamos a cometer la ligereza de afirmar que fue el asesino de los Andrade, pero cuando Amalia Pando le pregunta a Filemón Escóbar si aquel estuvo presente en el Chapare durante la reunión en la que se decidió eliminarlos, el activista responde: "Él (Morales) presidió la reunión, con la Margarita Terán, los más radicales”. Más claro, agua…

Puka Reyesvilla es docente universitario.
244
4
Comentarios

También te puede interesar: