La Paz, Bolivia

Jueves 23 de Marzo | 22:06 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias
Agua de mote

Palabras mayores

Palabras mayores
Con este mismo título escribí, hace aproximadamente una década, una columna de la que ésta puede considerarse su continuación.

 Una colección de palabras sueltas, aquellas más recurridas en un determinado tiempo, puede dar cuenta, si no del pensamiento o la historia de la humanidad, al menos del espíritu de época que guiaba a quienes las usaban corrientemente a su paso por este mundo. Ciertamente, hay términos que, trasponiendo barreras lingüísticas o encontrando equivalentes en lenguas particulares, se popularizan al extremo de que a su sola pronunciación podrían -los estudiosos del lenguaje y los inquietos por esta materia- ubicarlas en los momentos en que su uso fue más frecuente que en otros. Ciertamente, según las circunstancias, hay vocablos que luego de haber perdido vigencia, retornan con fuerza renovada y vuelven a marcar tendencias.

 Pero las palabras no son solamente signos acústicos o escritos; son un universo de significaciones, de sentidos. Por ello es que conociendo un puñado de significantes en boga de algún periodo temporal, es posible imaginar las ideas, preocupaciones, expectativas, temores y creencias que pasaban por la cabeza de individuos atravesando a sus respectivas colectividades.

 Tratándose de un asunto de la cultura en su sentido más amplio, tales términos abarcan una variopinta mezcla de categorías, desde la política hasta el entretenimiento. Así pues, si hablamos de "zeppelin”, nos remitimos a principios de siglo XX; si lo hacemos respecto de "macartismo”, lo hacemos a la década de los 40, en adelante, del mismo siglo; y si decimos "hippie”, no hay duda de que estamos en los años 60. Es de hacer notar que muchas de ellos son términos adoptados del idioma original en casi todo el orbe; pero los aportes locales de cada comunidad de hablantes son tanto o más abundantes.

 Con esta idea en mente, desafié a un grupo de universitarios -alrededor de 50, veinteañeros, clase media- a confeccionar una lista de las palabras que forman parte de su imaginario los últimos años (2006-2016), sin que medie inducción alguna ni jerarquización de algún tipo.

 Así, en plena libertad, procedieron a hacerla. Y el resultado me parece extraordinario. Para empezar, algunos vocablos que uno consideraría como números puestos, no figuran en absoluto.
 
Separando por categorías, en la política no aparecen ni "Evo”, ni "descolonización” y sí se mencionan "plurinacional” y "Obama”. En la cultural, en sentido estricto, no hay "rock” y sí figuran "pop” y "reguetón”. Y así, el listado ofrece un sabroso menú digno de análisis y de consideración sobre una generación que está en puertas de ocupar la centralidad social.

 Voy a pasar a transcribir la lista completa, pero antes quiero advertir que la misma no pretende ser representativa más allá de las referencias que di sobre quienes la elaboraron. Asimismo, con su venia, omitiré las comillas -salvo un par de nombres- y las pondré sin discriminación de categorías (incluso hay un par de expresiones que se colaron entre las palabras sueltas). Dicho esto, he aquí lo anunciado -palabras mayores, como las llamo-:

 Google, maltrato, outfit, tattoo, "Preguntados”, extinción, E-bay, hiperactividad, boda, videojuego, fitness, nacionalización, clase media, feisbuc, terremoto, tecnología, wi-fi, liberalismo, redes sociales, índigo, inflación, falsedad, selfie, hashtag, musulmán, asilo, feminismo, Obama, anarquía, Dios, wachiturro, feminicidio, socialismo, terrorismo, café, whatsapp, ateo, refugiados, ruido, Smartphone, muerte, crisis, estereotipo, realidad virtual, hardcore, superficialidad, clásico, pantallazo, velocidad, marihuana, tuiter, diabetes, k-pop, videollamada, niños, Galaxy, porno, electrónica, ciberespacio, calentamiento global, drogas, cambio, miembro, ¡Carajo, no me puedo morir!, reciclar, libertinaje, chatear, igualdad, migración, apatía, zumba, Marvel, símbolo, Tomorrow Land, Pókemon-Go, 3-D, Smart TV, ¡Vamo’a calmarnos!, web, swingers, acoso, plurinacional, Play Station, capitalismo, HD, inseguridad, e-mail, xenofobia, gay, cultura, Android, educación, megas, infancia, iluminati, poser, Al Kaeda, meme, sobrepeso, desarrollo, pirateo, economía, ozono, Internet, corrupción, evolución, moda, polémica, ataque, globalización, extraterrestre, aceptación, medioambiente, digital, twerking, 4K, GPS, homenaje, cocaína, Mundial, Messi, olímpico, CR-7, deporte, inbox, contaminación, LSD, cáncer, ISIS, Youtube, potencia, Warcraft, deep web, discriminación, desempleo, reboot, basurita, crimen, DJ (dee jay), rave, sexo, pop, catfish, Instagram, reguetón, snapchat, bullying, Pray for…, EDM, I-phone, fin del mundo, agnóstico, X-box, Zika, herpes y bluetooth.

Puka Reyesvilla es docente universitario. 
91
6

También te puede interesar: