La Paz, Bolivia

Lunes 21 de Agosto | 11:47 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias
Puka Reyesvilla
Agua de mote

En la Bolivia de “Borgues ”

En la Bolivia de “Borgues ”
Si por algo hay que agradecerle al régimen en estos casi 11 años de iniquidades, es por haber proporcionado al universo una pléyade de personajes en busca de autor que refulgen en el firmamento; cada quien a su turno y con su respectiva ocurrencia, a cual más grosera.

 Lo curioso del asunto es que fue precisamente uno de estos sujetos quien acuñó el nombre de la hipotética pluma que novelaría las aventuras, desdichas e imposturas –las suyas y las de  colegas-: en un picante intercambio de mensajes telefónicos con la novia de su jefe, lo denominó "Borgues”, una suerte de Borges alter-nativo que se ocuparía tanto de sus fortunas como de sus miserias.

 En este instante, Borgues está anotando que en tiempos de la justicia "neoliberal, imperialista y vendepatria”, los dos patriarcas del Estado plurinominal (y los secuaces de uno de ellos) fueron beneficiados por sendos fallos que los habilitaron para continuar con sus carreras políticas hasta asumir el poder sin visos de querer soltarlo mientras no queden en calidad de osamenta.

 En efecto, el Tribunal Constitucional neoliberal ordenó la restitución del curul parlamentario al cocalero desaforado, entre otras cosas por faltón, con el goce con carácter retroactivo de su dieta. Asimismo, la "justicia colonizadora” benefició con la libertad al entonces terrorista porque su caso había caído en retardación; sus fechorías quedaron en la impunidad y hoy, desde su alto cargo, se permite dar lecciones de moral y buenas costumbres.

 Borgues medita sobre ello porque con todo lo cuestionable que pudiese haber sido el sistema judicial del periodo democrático republicano, éste fue infinitamente más equilibrado que el que, a título de "revolución judicial”, mediante la aberrante "elección de magistrados”, diseñó el régimen para tener una justicia sumisa a sus designios y sin posibilidad de actuar con un mínimo de autonomía, como se patentizó en los juicios al tribuno Gualberto Cusi, y a dos de sus colegas.

 Y así, de soslayo, Borgues, que no tiene que hacer mucho esfuerzo para construir sus personajes porque éstos están prácticamente (contra) hechos, sigue en su tarea de observador.

 Borgues ha visto cómo, en un acto de total descaro, luego del mega-escándalo de corrupción en el Fondioc, al régimen no se le ocurrió mejor idea que la de refundarlo… y lo primero que hace es posesionar como su director a un sujeto –muy escrupuloso él- que oficializaba, papel membretado y todo, los diezmos que obtenía de los contratistas que empleaba cuando manejaba otra institución plurinominal.

 Con asco y pesar, don Borgues ha apuntado el caso de un degollador de canes, apologista de la tortura y –nos venimos a enterar- padre desnaturalizado e irreponsable que, ¡válganos!, llegó a ocupar por algunas horas el cargo de Presidente subrogante del país. Hoy se desempeña como ministro.

 Para no ser malagradecido con el personaje que le dio entidad, Borgues le dedica unos guiños protagónicos en su obra "Borguivia”. Detecta en él una privilegiada vocación por la mala leche y cuenta que -como si él mismo hubiese provocado el paro de los choferes con el sólo objeto de posponer la lectura de sentencia en contra de la novia del régimen- el mismo día en que, con saludo militar incluido, era posesionado como embajador tropicalísimo, que no amazónico, la dama en cuestión escuchaba la condena a la que será sometida por aceptar regalos de ostentosa cuantía y no saber explicar el origen de los mismos; salvo por un cuento chino que nadie supo tomar en serio, como no pudo hacerlo con una "entrevista” patrocinada por el propio régimen.

 En fin, Borgues seguirá obteniendo el generoso material que le otorga la propia realidad, ahora más sorprendente que la ficción.

Puka Reyes Villa es docente universitario.
285
10

También te puede interesar: