La Paz, Bolivia

Lunes 21 de Agosto | 23:36 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias
Puka Reyesvilla
Agua de mote

SofisMAS

SofisMAS
Y cuando pensábamos que ya nada de lo que el régimen hiciera nos podría sorprender, éste se las arregla para seguir asombrándonos con sus ocurrencias, todas ellas carentes de sensatez, cuyo propósito es seguir engatusando a quienes aún dan por válido todo lo que él mismo les introduce.

 En realidad, lo admirable de esto no es tanto la técnica discursiva -mecánica y previsible- del régimen, sino el hecho de que haya una cantidad todavía apreciable de gente que se trague los juegos verbales de Morales y compañía.

 Si bien lo descrito no es algo reciente -al contrario, prácticamente es el signo del régimen- los últimos días se han juntado, cual condensación (anti)didáctica, una serie de expresiones dignas de una (anti)antología del absurdo.

 Por boca de los mandamases del régimen nos venimos a enterar de que hacer observaciones al adefesio emplazado en pleno centro histórico de La Paz había sido un acto de racismo.

 Nos desayunamos, también, con que plantear dudas razonables sobre la situación de los mártires de la reivindicación marítima resulta ser "trabajar al servicio del enemigo”.

 Asimismo, nos informamos que criticar algún procedimiento de la fuerza policial es poco menos que estar del lado de la delincuencia. 

 Risibles como son estas afirmaciones, lo increíble es que haya quienes, incluso de buena fe, se las tomen en serio; es más, han aparecido como titulares importantes a pesar de su falaz sentido.

 Centrémonos en la última. La madre de Lorena, la víctima fatal del asalto a la joyería cruceña, con el derecho que le asiste para hacerlo, ha puesto en cuestión el proceder de la institución del orden en el operativo de intervención para controlar tal situación.

 En la "lógica” presidencial, la señora -la madre de la víctima, insisto- está actuando en favor de los delincuentes, podría ser su encubridora, o, en última instancia, ser una de ellos.

 Grosero, ¿verdad? Pues bien, ese tipo de argumentos tiene nombre: Sofismas.

 De entre varias, todas ellas atendibles, descripciones de su naturaleza, me quedo con la siguiente: "El sofisma es la falacia intencional, en que el individuo enuncia una inferencia errónea, no válida, con la cual sabe que está engañando a otro”.

 Pero al fin y al cabo, ¡para qué hacerse mala sangre con el régimen! Aprovechemos el asunto de los sofismas para hacer de esta columna algo más divertido de lo que habitualmente es, entonces.
 Uno de mis libros favoritos durante mi adolescencia era Los escandalosos amores de los filósofos, escrito por el chileno de pseudónimo Josefo Leónidas y publicado por la editorial Zig-Zag, que sufrió los rigores de la dictadura pinochetista años después de la edición de dicho texto. Obra irreverente en uno de cuyos acápites el autor nos ilustra sobre Protágoras en tono lúdico.

 Para tal efecto, lucubra un diálogo con su discípulo Clesipo:

- Me dijiste hace días que tienes una perra, ¿no es así, Clesipo?

- Así es, maestro.

- ¿Estás seguro de que la perra es tuya?

- Por cierto. Se la compré a un vecino.

- ¿Y tiene cachorros la perra?

- Sí, tiene cuatro.

- De modo que la perra es la madre.

- Así es.

- Y además es tuya.

- Lo acabo de decir.

- Luego, la perra es madre y tuya. ¿Cierto?

- Sí, madre y mía.

- O sea que la perra es tu madre.

Tal método, dice el autor, permitía a Protágoras buscar razones para defender cualquier cosa.
 
Nótese, ahora, la similitud entre las patrañas que difunde el régimen y las falacias del griego que las inspira.

 Lo que no dice el escritor es que para que un sofisma tenga efecto, del lado del receptor tiene que estar alguien con poca dotación neuronal; y tal parece que en los alrededores del denominado "Estado plurinacional” hay muchos con tal condición.

Puka Reyesvilla es docente universitario.
345
9

También te puede interesar: