La Paz, Bolivia

Miércoles 29 de Marzo | 03:16 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias
Vamos a andar

Carta abierta al Ministro de Defensa

Carta abierta al Ministro de Defensa
Apreciado ministro
 Reymi Ferreira:

Me veo obligado a escribir esta carta abierta porque creo que usted ha sobrepasado los límites tolerables del respeto a las personas. Al margen de lo llamativa que resulta su repetida preocupación por el tema de la señora Zapata y de su supuesto hijo con el Presidente —que fue el primero que se lo creyó (lo del hijo), hasta el extremo de firmar el certificado en el Registro Civil, dando origen así al supuesto Cártel de la Mentira—, al margen de eso, digo, lo que a mucha gente nos parece insoportable es que un ministro de Estado se permita escribir insultos y descalificaciones dirigidos nada menos que a la Presidenta de la Asamblea Nacional de Derechos Humanos.

Primero la descalifica por ser "anciana”, lo que es una forma de discriminación (penada por ley). ¿Desde cuándo los ancianos y ancianas somos despreciables? Somos ciudadanos y ciudadanas con todos los derechos. ¿No sabía usted que en los pueblos y comunidades originarias los ancianos son particularmente respetados, precisamente porque han aprendido lo que es la vida? Doña Amparo Carvajal sabe muchas cosas precisamente porque ha vivido mucho y no está improvisando (como ocurre con numerosas autoridades estatales).

Luego, la descalifica por ser "extranjera”. ¿De dónde le sale ese chauvinismo barato, don Reymi, a usted que fue un joven militante socialista y un intelectual reconocido en la sociedad cruceña? ¿Desde cuándo el lugar de nacimiento es el que permite valorar o desvalorar a una persona? ¿Por qué no propone, entonces, que dejemos de considerar héroes nacionales de la independencia a Warnes, a O’Connor o a Álvarez de Arenales, todos ellos llegados de otros países para comprometerse con el nuestro? ¿Por qué no descalifica a Bolívar y Sucre, ambos "extranjeros”? ¿Y qué me dice de Mauricio Lefevre y de Lucho Espinal, a los que todo el país ha consagrado como mártires de nuestra democracia? Si lo que vale es haber nacido en Bolivia, entonces veneremos a Melgarejo a Bánzer y a García Meza. ¿Realmente piensa usted así, don Reymi Ferreira? ¿Hasta ese extremo puede el poder cambiarle la mente a una persona? Si piensa así ¿por qué no se opuso a que el Gobierno condecorara a Xavier Albó y a Mauricio Bacardit, ambos nacidos en Cataluña? ¡Le rogamos un poco de consecuencia, compañero Ministro!

Y para colmo, usted califica a Amparo Carvajal de "fascista”, lo que no merece mayor comentario y ratifica que usted no es ya el que era, y al que tanto respetábamos. ¿Así que ahora quien piensa diferente, quien denuncia las injusticias del Gobierno y critica sus errores es automáticamente fascista? No, Ministro, el que se acerca al fascismo es el que no admite desacuerdos, ni críticas, ni independencia de criterio. Y por cierto, cuando usted era todavía niño, Amparo Carvajal dedicaba su juventud y su compromiso religioso precisamente a la lucha contra el fascismo.

Mientras seguimos esperando que algún Ministro de Defensa ordene la desclasificación de los archivos militares de las dictaduras, para que se les pueda hacer algo de justicia a sus víctimas, a usted, sin embargo,  parece interesarle más la telenovela de la señora Zapata y del Ministro Quintana…

Por supuesto, no estoy sugiriendo que Amparo Carvajal tenga siempre la razón. Puede equivocarse, como cualquiera, pero entonces lo que corresponde es señalar esa equivocación, demostrarla serenamente, denunciarla, si es necesario, a quien corresponda, pero, en ningún caso, se justifica la descalificación con argumentos tan primitivos, tan discriminadores y tan contrarios a la visión de nueva sociedad que se desprende de nuestra Constitución Plurinacional.
Ministro Ferreira, si sigue usted siendo el intelectual que conocíamos y apreciábamos, lo menos que tiene que hacer es pedir perdón —a Amparo, a la Asamblea de Derechos Humanos y a la sociedad toda (y, por cierto, también al diputado Quispe a quien llama "proxeneta” ¿qué le pasa, Ministro?)—. Y si comprueba que es el ejercicio del cargo el que le está cambiando la mentalidad, entonces me atrevo a sugerirle que renuncie y vuelva a la vida civil (donde tan bien se desenvolvía). Y perdone mi sinceridad…

Rafael Puente Miembro del Colectivo Urbano por el Cambio (CUECA) de Cochabamba.
1154
14

También te puede interesar: