La Paz, Bolivia

Martes 23 de Mayo | 03:08 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias
Vamos a andar

Con Trump se acaban los maquillajes

Con Trump se acaban los maquillajes
El sorprendente triunfo de Donald Trump en los Estados Unidos tiene su lado lamentable: un presidente racista, machista y grosero, un empresario tramposo y sin escrúpulos pasa a ser ahora el personaje supuestamente más influyente del mundo (si bien en realidad sabemos que las realmente influyentes son las supercorporaciones que no se molestan en ocupar sillones presidenciales). Pero tiene una ventaja política indudable y es que ahora realmente sabemos quién manda en ese país, y a quién ha sido capaz de elegir la mayoría de su población; y es que la ventaja de Trump es que no disimula: denigra, odia y discrimina sin disimulos y, por tanto, sabemos a qué atenernos.

 En cambio, la señora Clinton era la clásica política que cuida de su fachada, de su perfil y que pretendía ser la antípoda de Trump. Pero, por eso mismo, resultaba más peligrosa. En los hechos, no sólo se manifiesta permanente aliada de Israel (y por tanto enemiga de Palestina), sino que ella fue la principal responsable de la destrucción de Libia; y no estoy defendiendo a Khadaffi, pero si él se degeneró y traicionó esa revolución, era el pueblo libio el llamado a pedirle cuentas, y no el Gobierno norteamericano. 

 Y ella fue la principal responsable del golpe militar en Honduras (un país que está sufriendo más que ninguno en nuestro continente, después de Haití por supuesto). Y fue ella la principal responsable de esa meticulosa, paulatina e inexorable destrucción de Siria, que todavía no ha terminado; y digo lo mismo, era el pueblo sirio el que tenía  que arreglar cuentas con su presidente dictador y abusivo, y en ningún caso fuerzas extranjeras (y peor todavía, a nombre de un Estado esencialmente inmoral).

 Cierto que es deprimente el triunfo de Trump, pero por lo menos ahora está a la vista cómo es ese Estado —o unión de estados— que domina el mundo. Y quede claro que estoy hablando del Estado norteamericano, no del pueblo estadounidense, del que siempre han salido excelentes personas, solidarias, inteligentes, críticas y luchadoras (de ahí salieron los mártires de Chicago, y luchadores como Martin Luther King, y filósofos como Noam Chomsky, y analistas como Michael Moore, y otro montón de gente humana y admirable); pero ese Estado, precisamente por ser el más poderoso, es el más representativo de esa instancia esencialmente deshumanizante que es el Estado como tal, y Trump es su mejor exponente, conviene que lo tengamos claro.

 En cambio, la señora Clinton presentaba una imagen engañosa, empezando por la esperanza que generaba la eventual primera presidenta mujer de los Estados Unidos. ¿Desde cuándo el hecho de ser mujer garantiza una consecuencia despatriarcalizadora? ¿O cambió algo la situación de las mujeres en la Gran Bretaña con la señora Margaret Tatcher, o en Alemania con la señora Angela Merkel, o aquí cerca, en Chile, con la señora Michelle Bachelet? ¿Acaso Dilma o Cristina despatriarcalizaron los Estados brasileño y argentino? No, cuando una mujer preside un Estado no es el Estado el que se despatriarcaliza, sino que es la mujer la que se repatriarcaliza. La verdadera despatriarcalización sólo se dará cuando desaparezca el Estado…
 Lo mismo podemos decir del racismo colonial. ¿Acaso el todavía presidente Obama ha hecho posible una disminución del racismo en los Estados Unidos? ¿Acaso durante su gobierno la población afroamericana se ha visto menos amenazada y menos ultrajada? Es mejor que en ese país los negros no se hagan ilusiones y que no se hagan ilusiones los latinos, y todo tipo de inmigrantes. Ahora, la elección de Trump sirve para eso, para que nadie se haga ilusiones, porque el nuevo presidente norteamericano no pretende disimular; dice, anuncia y grita lo que realmente piensa la clase dominante de ese país —ya sea la republicana o la demócrata—. A partir de este momento empieza a ser más posible que un día esos dos partidos dejen de ser prácticamente los únicos, y que esa población empiece a pensar mayoritariamente en otras alternativas políticas. ¡Ukhamau!

Rafael Puente es miembro del Colectivo Urbano por el Cambio (CUECA) de Cochabamba. 
151
45

También te puede interesar: