La Paz, Bolivia

Sábado 21 de Octubre | 13:51 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias
Vamos a andar

Preguntas pendientes en torno al llamado cártel de la mentira

Preguntas pendientes en torno al llamado cártel de la mentira
Hace tiempo que la opinión pública -pacientemente- está esperando aclaraciones sobre algunos ingredientes del llamado "cártel de la mentira”. La información oficial es que todo fue un invento para desacreditar al Gobierno antes del referendo del 21 de febrero; nos dicen que la Comisión Legislativa llegó a la conclusión de que la señora Zapata no cometió los delitos de tráfico de influencias, ni de asociación delictuosa, ni de uso indebido de bienes, que todo fueron mentiras del "cártel”; y ya entonces cabía preguntarse por qué seguía detenida, tanto más cuanto que dicha señora se retractó de muchas afirmaciones acusatorias que había hecho -por ejemplo, contra el Ministro de la Presidencia-, dejando en la indefensión a su abogado León (que sigue sufriendo todas las maldiciones).

Pero ahora nos enteramos por la prensa que Cristina Choque, otra de las personas involucradas en el escándalo, tiene preparadas 210 pruebas de descargo, además de 58 testigos, para defenderse ante el Tribunal Primero de Sentencia Anticorrupción y Violencia contra la Mujer, todo ello en un juicio que por lo visto sigue habiendo contra ella, contra la señora Zapata y contra otras cinco personas… Y ante semejante noticia las preguntas se vuelven a plantear de manera insistente. Veamos.

¿Por qué el proceso judicial no avanza? ¿No cabe suponer que si se trata de desenmascarar al Cártel de la mentira, lo que interesa es hacerlo cuanto antes? Si todo está claro, ¿por qué la dilación de la justicia? Tiene que haber una explicación.

¿Dónde se encuentra la señora Zapata? ¿Sigue detenida (por supuesto ilegalmente)? Si no es el caso, ¿a dónde fue a parar? ¿Por qué no sólo se calló, sino que se desdijo de las declaraciones públicas que hizo en su momento y también de las imágenes y mensajes que mostró en su celular? ¿Fue víctima de amenazas o bien de promesas compensatorias? Quisiéramos saber.

Si ya quedó claro que no hay ningún delito, ¿por qué sigue en curso un juicio ante ese tremendo Tribunal Primero? ¿Acaso quienes formularon las acusaciones iniciales no están en la obligación moral de retirar esas acusaciones, una vez comprobado que eran falsas? ¿O es que no lo eran? La opinión pública tiene derecho a la información.

¿O es que ahora la acusación se reduce a la presentación de un niño que en realidad no existía? Si es así, no parece que le competa a dicho Tribunal… ¿Nos pueden explicar?

¿Cómo fue que la señora Zapata - sin ser siquiera bachiller - llegó a ser Gerente Comercial de la china CAMC? ¿Sigue siendo un secreto?

¿Y Cristina Choque? ¿Por qué sigue detenida en la cárcel de Obrajes y por qué no se le permite una conferencia de prensa esclarecedora? (Y en su caso no se trata de una novia fortuita del Presidente, sino que es una compañera con larga trayectoria en las organizaciones que apoyaron al Gobierno de Evo, concretamente la de los Trabajadores Sociales Comunitarios). Si tiene tantas pruebas y tantos testigos, ¿cómo se explica que siga siendo víctima de una justicia injusta? Tiene que haber una respuesta a estas preguntas…

¿O será que realmente la oficina de Gestión Social del Ministerio de la Presidencia era utilizada para reuniones clandestinas y contactos sospechosos de la señora Zapata, con autorización de la compañera Cristina Choque y por lo menos con el conocimiento del Ministro de la Presidencia?
Mantener todas estas preguntas sin respuesta, prolongar indefinidamente un proceso judicial, además de constituir una falta de respeto a las personas involucradas, tiene a la larga consecuencias políticas peligrosas; no sólo desprestigia al Órgano Judicial, sino también al Legislativo y al Ejecutivo. Sé que son demasiadas preguntas, pero igual requieren respuestas. Si realmente hubo un "cártel de la mentira”, es doblemente urgente desenmascararlo, pero con información objetiva (no bastan los insultos y acusaciones). De lo contrario se lo está favoreciendo, ¿no creen ustedes?

Rafael Puente es miembro del Colectivo Urbano por el Cambio (CUECA) de Cochabamba.
276
8

También te puede interesar: