La Paz, Bolivia

Martes 26 de Septiembre | 14:15 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias
Rafael Puente
Vamos a andar

La paternidad de Evo

La paternidad de Evo

Rafael Puente

Acaba de salir la noticia de que una jueza anuló el certificado de nacimiento del "supuesto niño Ernesto Fidel Morales Zapata” y que dicha anulación había sido solicitada por el propio Presidente del Estado Plurinacional. Se puede considerar que todo este largo tema pertenece a la vida privada del Presidente (si es que realmente podemos separar lo privado de lo público), pero en todo caso fue el propio Presidente el que le dio carácter público al basarse en la inexistencia de ese niño para hablar del "cártel de la mentira” y descalificar el resultado del último referendo. Por lo que, con todo el respeto que merece un Presidente, parece nomás importante comentar el hecho.

 Para empezar, se sabe que la oficial de Registro Civil de Cochabamba había confirmado en su momento que el certificado de nacimiento del hijo de Gabriela Zapata y Evo Morales era totalmente legal "por haber cumplido con todos los procedimientos”. Primera pregunta: ¿Es ése el valor que tienen los certificados del Registro Civil? ¿Con qué confianza puede un empresario o un ministro aceptar el certificado de un nuevo funcionario o cliente si resulta que cualquier día puede ser anulado (por decisión de un imprevisible juzgado)? Realmente es para pensarlo…

 Pero lo más serio es lo que ocurrió con ese certificado concreto. Está claro que en su momento cumplió con todos los requisitos legales, incluida la firma del padre del supuesto niño (en este caso Evo Morales, que ya era presidente). Además de que en su momento, hemos visto y oído a nuestro Presidente informar por televisión que efectivamente Gabriela Zapata había sido su pareja y que habían tenido un hijo (al que llamaron Ernesto Fidel), y que desgraciadamente había fallecido.
 
Luego se nos dijo -por parte de los abogados de su madre- que no había fallecido y se lo llegó a presentar en público (ahora resulta que falsificando la personalidad de otro niño).

Cierto que la opinión pública fue sacudida por estas noticias (antes del citado referendo), que se sumaban a otras anteriores entre las que figuraban la corrupción en el Fondioc y la quema de la Alcaldía de El Alto, encabezada por dirigentes masistas. Sin embargo, se intentó ignorar estos hechos y explicar el No al referendo sólo por la mentira que se montó en torno al supuesto hijo de Evo… 

Ya. Supongamos que efectivamente esa mentira influyó en el voto. Pero ¿quién fue el que formuló la mentira -dos mentiras, la del nacimiento del niño y la de su muerte- y la hizo circular? ¿No fue el propio presidente Evo? Por supuesto que sí;  lo que pasa es que Evo, a su vez, había sido víctima de las sucesivas mentiras de su novia. En este sentido, el Presidente, legalmente hablando, no es culpable de nada, y resulta lógico que ahora solicite la anulación de ese certificado de nacimiento (para el que él -engañado- había prestado su firma).

Legalmente es así ¿y humanamente? ¿Es humano que el padre de un niño se entere de que ha tenido un hijo y luego se entere de que ha muerto sin haberse preocupado de conocer personalmente a ese niño, y sentir las palpitaciones de la paternidad? ¿Y luego sin asistir a su entierro? De un Presidente de este Estado -el del Vivir Bien- ¿se tiene que esperar solamente que tenga vocación y capacidad política, así como coraje y capacidad de decisión (cualidades que sin duda Evo tiene)? ¿No se tendría que esperar también que sea profundamente humano? ¿No tendría que ser un modelo de persona?

Muchas y muchos creemos que sí, y este triste episodio del niño falsificado nos resulta profundamente entristecedor y decepcionante, más allá de lo que realmente haya hecho o no la señora Gabriela Zapata (por la que nunca votamos y de la que nunca esperamos nada). Por Evo sí votamos y teníamos derecho a esperar de él muchas cosas, también que fuera un modelo de persona. ¿O no?

Rafael Puente es miembro del Colectivo Urbano por el Cambio (CUECA) de Cochabamba. 
343
28

También te puede interesar: