La Paz, Bolivia

Martes 26 de Septiembre | 14:17 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias
Rafael Puente
Vamos a andar

Carta abierta al exministro Arce Catacora

Carta abierta al exministro Arce Catacora

Rafael Puente Guardia

Querido Luis: Tengo la firme esperanza de que tu estado de salud sea mejor de lo que oficialmente se supone; por lo demás sabes que personalmente siempre te he apreciado como persona y como ministro -pese a que con frecuencia nos hacías rabiar con tu tacañería- y siempre he creído que fue un acierto fundamental de Evo el haberte puesto en ese cargo para vacunarnos contra todo peligro de jugar con la plata y acabar como la UDP. Por eso mismo no puedo dejar de expresarte mi preocupación a partir del momento en que dejas el cargo (se supone que temporalmente), y los últimos problemas suscitados en el país me llevan a preguntarte abiertamente si en el fondo no te estás escapando de la crisis… Me explico.

Estuviste al timón de las finanzas durante once años que podemos calificar de bonanza, una bonanza nunca vista -ni siquiera atisbada- por el Estado boliviano. Cierto que se puede cuestionar el manejo de esa bonanza (ahí cabe incluir tus alfombras persas y otro montón de gastos innecesarios, al igual que el de inversiones que eran necesarias y nunca se hicieron; pero no es ése el tema de hoy, ni tampoco eres tú el responsable principal). Lo preocupante es que desaparezcas del escenario justo cuando la bonanza da señales de agotamiento; y la nueva situación del Ecuador -valientemente formulada por el nuevo presidente Lenin Moreno (que hace honor a su nombre)- lo único que hace es aumentar nuestra preocupación…

¿Cómo se explica de otra manera la impopular medida de incrementar el precio de los servicios eléctricos?, una medida que ha provocado reacciones masivas de rechazo y que desde el punto de vista meramente técnico no parece justificarse. Y antes de que se aplaquen los ánimos viene el significativo incremento del precio del gas natural para los empresarios… Por lo demás todo el mundo sabe que son medidas con efecto multiplicador. Cierto que tú fuiste co-responsable del famoso "dieselazo” de fines del 2010; pero es evidente que aprendiste de aquel error, y que no querrías repetirlo. Lo que pasa es que estamos en 2017, bastante lejos de aquel 2010.

Por lo demás se multiplican las alarmas (probablemente algunas infundadas, pero no por eso menos alarmantes): que si se achica el mercado internacional para nuestro gas, que si se prevé una drástica disminución de la producción de ese mismo gas, que el contrabando se ha vuelto incontrolable (hasta el extremo de que un contrabandista poderoso prefiere quemar su camión que permitir que lo controlen), que la nueva arremetida de Impuestos Internos se debe a la falta de liquidez del Estado, que la experiencia internacional nos muestra que la opción por los préstamos chinos resulta a la larga insostenible, que nuestro nivel de endeudamiento está ya por encima de nuestras posibilidades reales como Estado… Un montón de preocupaciones que por supuesto tú conoces y entiendes mucho mejor que la mayoría de nosotros.

Y a todo esto hay que añadirle el panorama de una crisis internacional de la que no escapan ni Brasil ni Ecuador, ni siquiera la China; y de la que por tanto tampoco es previsible que podamos escapar nosotros. Y ahí viene la sospecha: ¿No será que prefieres enfermarte lo suficiente para quedar libre de toda responsabilidad? A fin de cuentas a estas alturas tienes un currículum (internacional) que te garantiza un futuro muy ventajoso, y es perfectamente comprensible que no quieras deteriorarlo. Pero si tú te vas ¿quién podrá defendernos, ahora que ya no está ni el Chapulín Colorado?

Casi tiene uno ganas de alegrarse de que tu salud esté realmente en peligro, y de que el problema no esté en una responsabilidad ministerial que ya no puedes desempeñar satisfactoriamente… ¿Cómo es, nos puedes aclarar algo?

Rafael Puente es miembro del  Colectivo Urbano por el Cambio (CUECA) de Cochabamba. 
758
864

También te puede interesar: