La Paz, Bolivia

Domingo 23 de Julio | 16:44 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias
Entre ceja y ceja

Segunda vuelta en Ecuador

Segunda vuelta en Ecuador
Culminó en Ecuador la campaña electoral en una primera instancia. De los ocho aspirantes a suceder a Rafael Correa, quedaron en carrera el oficialista Lenín Moreno y el opositor Guillermo Lasso. Ninguno obtuvo la mayoría absoluta de votos válidos, ni tampoco el 40%, con una distancia de más de 10 puntos respecto del segundo. A estas horas se continúan revisando algunas actas cuestionadas, pero, aunque no se han dado a conocer resultados oficiales finales, se sabe con certeza que habrá una segunda vuelta el próximo 2 de abril.

 Moreno dio inicio a la campaña con una cómoda ventaja que le auguraba un holgado triunfo en la primera vuelta, pero los escándalos de Petroecuador y Odebretch, que involucran a altos funcionarios del gobierno actual, dañaron irremediablemente su candidatura. El candidato oficialista, a pesar de tener una imagen de honradez y bonhomía y de no estar ligado directamente a estos casos, no pudo contener la caída sostenida de sus números en el favor popular. No le ayudó mucho tampoco que su compañero de fórmula, el vicepresidente actual Jorge Glas, candidato a la reelección, fuera el blanco preferido de la oposición para contaminarlo con las denuncias de corrupción.

 La oposición ecuatoriana, debido a enconos personales y egos superlativos, no supo constituir un frente unido y se presentó dispersa y variopinta en por lo menos cinco opciones: Guillermo Lasso, banquero, exministro de Yamil Mahuad y excandidato presidencial, que perdió con Correa en el anterior ejercicio; Cynthia Viteri, experimentada asambleísta, excandidata presidencial y promovida por el carismático alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot; Dalo Bucaram, hijo del expresidente Abdalá Bucaram; Paco Moncayo, prestigioso general en retiro, exalcalde de Quito en dos oportunidades, y Patricio Zuquilanda, excanciller de Lucio Gutiérrez, que obtuvo una esmirriada votación. Sumados lograron alrededor del 55% de los votos válidos, pero al ir separados casi permiten que Moreno gane en primera vuelta. Tuvieron mucha suerte de no estar lamentando en este momento las consecuencias de un gravísimo error político.

 Completaron el cuadro el joven médico Iván Espinel, que se colocó en una posición equidistante a las fuerzas antagónicas y que ahora, con sus cerca de 300 mil votos obtenidos, se convierte en un "gran decisor” para la segunda vuelta, y el exfiscal Washington Pesantez que, sin definirse por oficialismo u oposición, fracasó al ubicarse último en la votación, sin llegar siquiera a un punto porcentual.
 

 ¿Qué pasará en la segunda vuelta? Hay dos datos fríos con los que podemos iniciar el análisis.
 
Por un lado, la oposición obtuvo más votos que el oficialismo y dado que todos los candidatos perdedores ya anunciaron su apoyo a Guillermo Lasso, se podría concluir que las probabilidades de triunfo se inclinan al candidato opositor. Por otra parte, la consulta popular sobre los paraísos fiscales que se llevó paralela a la elección y que sólo promovían Moreno y Espinel, obtuvo un arrollador triunfo con más del 60% de los votos, lo que nos podría hacer pensar en la probabilidad de victoria oficialista.

 La verdad es que la segunda vuelta es una nueva campaña electoral, muy distinta a la primera.
 
De hecho, en la primera vuelta las estrategias electorales están destinadas a visibilizar las fortalezas de los candidatos y sus virtudes; mientras que, en la segunda vuelta, de lo que se trata es de exponer las debilidades y defectos del adversario. En la primera vuelta se vota a favor de alguien; en la segunda, en contra de alguien. En la primera vuelta el énfasis está en la campaña positiva; en la segunda, en la campaña negativa.

 Así sucedió en los eventos electorales más recientes en Colombia, Argentina y Perú. Santos - Zuluaga, Macri - Scioli y PPK - Keiko ejemplifican de manera prístina el principio anotado líneas arriba. En el caso ecuatoriano, la contienda Moreno - Lasso será apasionante, enconada y de muy difícil pronóstico. Ganará, como en los casos mencionados, el que cometa menos errores y acierte más en la estrategia.

Ricardo Paz Ballivian es sociólogo.
111
3

También te puede interesar: