La Paz, Bolivia

Jueves 25 de Mayo | 01:01 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias
Atando cabos

Anomia en el sector laboral

Anomia en el sector laboral
En los últimos años ingresamos en un estado de anomia; es decir, en la degradación o eliminación de las normas que rigen a la sociedad.  Todavía no tocamos fondo, pero  debemos subrayar que en los últimos años nos esforzamos mucho para seguir bajando. 

En todos los campos observamos una falta de respeto a la legislación, pero en el mundo del trabajo se observa este fenómeno con mayor nitidez. Muchos observadores de las relaciones laborales achacan esta anomalía a la gran cantidad de normas laborales que se aprueban para que cumplan las empresas de la economía formal o a la injerencia sindical en el gobierno de las empresas. Al parecer lo que está ocurriendo es que las normas no siempre coinciden con la realidad. Si nosotros observamos las cifras del empleo, encontramos que más del 80% de los trabajadores están ubicados en unidades empresariales micro y pequeñas. Espacios laborales que se caracterizan por la ausencia de las regulaciones laborales, es más, son lugares donde la única ley es el criterio del empleador. 

El empleador formal no sólo huye de las regulaciones laborales, sino también lo hace de todas aquellas imposiciones estatales en materia de impuestos, controles municipales y departamentales, las mismas que no están vigentes entre los empleadores informales. En el sector informal es parte de la anomia la inobservancia de las regulaciones en materia de salud y seguridad en el trabajo, y el poco respeto a las normas del cuidado del medio ambiente. Pero la anomia laboral, en el sector informal, no sólo se manifiesta en el comportamiento del empleador, sino también existe en la actitud del trabajador. Una muestra de ello es la impuntualidad, inasistencia del trabajador a su fuente de trabajo en determinados días.

Por otro lado, la ampliación de las normas laborales provoca una satisfacción en las personas que están ocupadas, pero tienen un efecto nocivo entre los trabajadores nuevos, entre aquellos que buscan trabajo. Su búsqueda se reducirá en el sector moderno o formal y se ampliará en el sector informal. De esta manera, ocho de cada 10 personas que buscan empleo conseguirán trabajo en condiciones precarias. Por ello se tiene que pensar con mucho detenimiento al momento de formular nuevas normativas laborales.

Esta característica del comportamiento de los trabajadores y empleadores en el mercado de trabajo generalmente se la explica desde la economía a partir de las leyes de oferta y demanda de trabajo. Si hay mucha oferta de mano de obra, los salarios bajarán, entonces la racionalidad del trabajador lo situará en un punto de optar por el ocio o por el trabajo de acuerdo a la renta que percibirá por su actividad. Sin embargo, en el mundo moderno, en el mundo de la formalidad, esto no ocurre así. El trabajador tiene la  posibilidad de optar entre un trabajo en el sector formal o en el informal. En el primero estará compelido a cumplir las normas laborales y reglamentos propios del centro de trabajo; en la informalidad únicamente las órdenes del empleador. 

El trabajador, por lo tanto, opta entre la rigidez de la norma en las empresas formales  y la flexibilidad del sector informal. Pero el mundo está conectado, no es que el sector informal tiene un mundo propio y no influye en el formal o viceversa. Los trabajadores del sector informal quieren o desean las condiciones laborales de la formalidad pero sin sus reglamentos. Mientras que los trabajadores formales quieren la flexibilidad de las empresas informales,  pero sin perder los beneficios que tienen en la formalidad y es por ello que los sindicatos pretenden invadir las competencias de las gerencias, creando un ambiente de ingobernabilidad al interior de las empresas formales que ofertan empleo digno.

De esta manera el poco respeto a las normas laborales que se da en el mundo del trabajo (formal e informal) se debe fundamentalmente al exceso de las normas laborales y a la injerencia de las organizaciones sindicales en las competencias gerenciales.

Rodolfo Eróstegui T. es experto en temas laborales.
65
2

También te puede interesar: