La Paz, Bolivia

Martes 27 de Junio | 15:06 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias
Atando cabos

Si el producto nacional no sirve, usted está mal hecho

Si el producto nacional no sirve, usted está mal hecho
Un 3 de agosto de 2001, los productores nacionales, liderados por los productores industriales, sin importar su tamaño, lanzaron una campaña singular: "Consume lo nuestro -hecho en Bolivia- emplea a los nuestros”. El objetivo de esta campaña era "concientizar al consumidor en el mercado interno de Bolivia, logrando un cambio de actitud del consumidor boliviano (personas, emprendedores, gobierno) para que prefiera bienes y servicios "Hecho en Bolivia”; crear conciencia y orgullo por la empresa productiva boliviana y la gente que la produce, de modo que se traduzcan en un incremento de la demanda de productos elaborados en el país”.

En esa época era ya patente la preocupación de los productores nacionales por la invasión de productos importados legalmente y, sobre todo, de aquellos que ingresaban de contrabando.  En ese periodo se notaba la preferencia del consumidor nacional por los productos extranjeros.
 
Preferencia que se sustentaba fundamentalmente por el precio más bajo, los mismos que estaban sustentados por menor calidad de esa oferta.

Esta campaña, al parecer iniciada por los industriales cochabambinos, fue entregada a todos los bolivianos como una forma de defensa de los puestos de trabajo de los bolivianos. En otras palabras, no era la defensa de las empresas o de los empresarios bolivianos, sino de los trabajadores nacionales. Si las empresas no venden su producto, el empleador no recupera su capital y no puede iniciar un nuevo proceso de producción y, por tanto, no puede sostener a los trabajadores.

El esfuerzo privado de promocionar la producción nacional tuvo una buena acogida en los distintos niveles del Estado. Muchos municipios y algunas  gobernaciones impulsaron ferias a la inversa, otros priorizaron en sus convocatorias a las pequeñas empresas.  Muchas autoridades se pronunciaron sobre esta propuesta, muchas otras callaron. Pero nunca una alta autoridad se pronunció afirmando que el producto boliviano no sirve, que es caro o que, simplemente, no tiene calidad. Lo que ocurrió en las últimas semanas es un duro revés a los emprendedores nacionales.  Creo que las autoridades nacionales tienen que ser muy, pero muy cautas cuando emitan una opinión en general y, en particular, cuando se refieran a la industria nacional. Los emprendedores industriales son aquellos que invierten su capital para producir para el mercado nacional y también para exportar.  Si fracasan, lo pierden todo.  Lo más grave es que también pierden sus empleos los trabajadores adscritos al emprendimiento.

La industria nacional, no por este ingrato episodio, ha estado atacada permanentemente tanto por actores internos como por los externos.  Entre los internos tenemos a aquellos empresarios vinculados a la importación legal o ilegal, que con sólo poner una oficina, y una buena red de distribuidores, compiten con los industriales nacionales que lo hacen en desventaja tecnológica de sus pares en el exterior. Los externos son aquellos que ven al país en la prolongación de su mercado interno y, por lo tanto, instala sucursales.

Rodolfo Eróstegui T. es experto en temas laborales.
159
2

También te puede interesar: