La Paz, Bolivia

Martes 22 de Agosto | 22:29 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias
Atando cabos

Apronte sindical por la estabilidad laboral

Apronte sindical por la estabilidad laboral
Independientemente de cómo se solucione el actual conflicto entre la Central Obrera Boliviana (COB) y el Gobierno, la relación entre ambos no será la misma que sostuvieron en los últimos 10 años.

En los últimos 10 años la COB mantuvo una actitud pasiva frente a las distintas políticas gubernamentales, salvo aquella que impulsó el entonces ministro de Trabajo Calixto Chipana, que presentó un proyecto de ley sin consultar con la central de los trabajadores. Después de esa situación la relación con el Gobierno fue buena.
 
También en estos 10 años, el Gobierno promovió una política de "fortalecimiento” del sindicalismo, la misma que se basó fundamentalmente en la donación de infraestructura y vehículos, que benefició fundamentalmente a las cúpulas sindicales.  

Para la mayoría de las personas, entre las que me incluyo, éste era un proceso de cooptación sindical. De esta manera muchas organizaciones se alinearon con el Gobierno y gozaron de los edificios, camionetas, hoteles, etécera, que les entregó el Gobierno. Sólo deliberaron esta relación algunos sectores sindicales radicales, que las cuestionaron y las denunciaron, pero, en general, las mayorías sindicales estaban de acuerdo.

Independientemente de la honestidad o deshonestidad de los dirigentes sindicales, lo que estaba ocurriendo era la violación a la libertad sindical, estipulada en la Constitución Política y en las normas internacionales. La libertad sindical incluye la autonomía que tienen que tener los sindicatos. La adscripción al proceso de cambio, impulsado por el Gobierno, les hizo perder su autonomía. La dirigencia sindical nacional jamás pensó que el Gobierno incluiría entre sus medidas el despido de más de 800 trabajadores de una empresa estatal  (con DS 2765). Esta medida coincide con las políticas por las que están optando en algunas empresas de invitar o motivar  a los trabajadores más antiguos a que presenten  su renuncia por el desfase de los equilibrios entre ingresos y costos de operación.  De esta manera, las confederaciones y la COB comenzaron a percibir el malestar en los sindicatos de base, ante lo que ellos suponen es una actitud pasiva de sus organizaciones frente a las políticas gubernamentales. 

Debemos recordar que el movimiento sindical, durante la etapa neoliberal y parte del actual proceso de cambio, lucharon por la estabilidad laboral, por ello se aglutinaron en contra del DS 21060, que determinó la libre contratación. Por otro lado, sobre todo en la Empresa Minera Huanuni, donde  los trabajadores optaron por aportar a la empresa  un 20% de su salario - además de no aceptar el incremento salarial para no ahondar más los costos laborales - puso en alerta a otro sector de trabajadores. De esta manera, la alerta estaba prendida entre los trabajadores.

De esta manera, la presión de los sindicatos de base hacia las organizaciones nacionales se tornó efectiva y el sindicalismo tuvo que volver a su antigua lucha por la estabilidad laboral de los trabajadores, reactivando sus antiguas consignas.

El Gobierno hizo una mala lectura de su relación con la COB y otras organizaciones sindicales. Consideraron a la COB como una simple correa de transmisión de sus  políticas, siendo que la historia de la COB planteaba que son ellos los que tienen el mandato para formular las políticas. Por ello, hace siete años, reaccionó con un conflicto fuerte cuando presentaron un proyecto de ley que no fue consultado, y mucho menos consensuado con esta organización. De esta manera, las presiones internas y la mala lectura del Gobierno respecto a su relación con el sindicalismo asalariado se sincronizaron y se crea la actual crisis en su relación. 

Seguramente se encontrará la fórmula para que la COB y las otras organizaciones sindicales afiliadas a ella se reconcilien con el Gobierno, pero la relación no será la misma: se sembró la semilla de la desconfianza mutua.

Rodolfo Eróstegui T. es experto en temas laborales.
47
2

También te puede interesar: