La Paz, Bolivia

Miércoles 24 de Mayo | 23:12 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias
Atando cabos

Política laboral: empate técnico

Política laboral: empate técnico
La mejor política laboral es aquella que busca el equilibrio entre la oferta (trabajadores) y la demanda (empleadores) porque así se garantiza la sostenibilidad del empleo. 

La política laboral es un mandato que formulan los gobiernos, la misma que se concreta en planteamientos y acciones dirigidos al tratamiento de los intereses, y demandas de los trabajadores y de los empleadores. Ésta se especifica en normas, leyes, que rigen el mercado de trabajo. Una aclaración necesaria es que en el mercado de trabajo no sólo manda la oferta y demanda de mano de obra, sino que también está influido por la actuación de los sindicatos y las asociaciones empresariales, así como por las fluctuaciones de la economía nacional e internacional. 

Con la creación de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) se comenzó a formular normas de protección o de tutela de los trabajadores por ser ellos la parte más débil de la relación laboral. Entre las normas individuales del trabajo se establecen los mínimos irrenunciables, en materia de remuneraciones, higiene y seguridad, seguridad social, descansos, feriados, término de contrato, etcétera. Desde la perspectiva del derecho colectivo del trabajo se reconoce el derecho a libertad sindical para asociarse y negociar colectivamente.  Según esta institución internacional, de la cual Bolivia es miembro, los equilibrios en la relación laboral se logran a partir del diálogo social tripartito y la negociación colectiva entre los trabajadores, representados por su sindicato, con los empleadores. 

 Las leyes, decretos y otras normas  deben proteger al trabajador; es más, los operadores de la justicia laboral, administrativa, inspectores del trabajo y judicial, jueces, deben ser celosos en la aplicación de las disposiciones jurídicas; pero ellos, como administradores de la justicia, deben ser imparciales entre los trabajadores y los empleadores, manteniendo su militancia con el espíritu de la ley.  

 Cuando los operadores de la política laboral pierden los equilibrios por favorecer al trabajador o al empleador, aunque la norma no lo ampare, los empleadores tenderán a retraerse en sus actividades y preferirán no contratar más trabajadores. Eso va en contra de las personas que buscan un puesto de trabajo.  Y, al contrario, si favorecen al empleador sin el amparo de la norma los trabajadores generarán conflictos.

 La política laboral influye en los niveles de utilidad, pero su objetivo no es mejorar la acumulación de capital, lo que busca es combinar la eficiencia económica con la protección social y con la equidad. Su objetivo es encontrar el equilibrio entre el trabajo y el capital. La política laboral tiene que ser flexible para acomodarse a los vaivenes de la economía nacional e internacional. Debe diferenciar si se está en una fase de contracción o expansión.

En la coyuntura actual, por la relación estrecha de las organizaciones sindicales con el Gobierno -lo planteamos así, como hipótesis-  se han creado muchos desequilibrios entre el capital y el trabajo, favoreciendo a los últimos. Este fenómeno se observó también durante la política neoliberal por la relación privilegiada de los empresarios con los operadores de la política económica y social, que puso la política laboral al servicio del capital. Podríamos decir: empate técnico. 

El objetivo de toda empresa es optimizar las utilidades;  de no hacerlo,  la empresa se hace insostenible. Uno de los roles del sindicato es  mejorar los salarios. Pero la empresa no puede aumentar las utilidades deprimiendo los derechos laborales y sociales de los trabajadores, y los sindicatos no pueden mejorar las condiciones de vida de sus agremiados a costa de la acumulación de la empresa. De hacerlo,  lo único que están provocando los empleadores y los trabajadores es el cierre de la empresa. Las utilidades se mejoran con mayor inversión en tecnología (aumento de productividad) y los salarios crecerán si los trabajadores se capacitan cada vez más.

Rodolfo Eróstegui T. es experto en temas laborales.
42
4

También te puede interesar: