La Paz, Bolivia

Viernes 20 de Octubre | 04:34 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias
Atando cabos

Mujeres luchadoras al descubierto

Mujeres luchadoras al descubierto
El Día Internacional de la Mujer está vinculado a las luchas de las trabajadoras. Es más, la fecha del 8 de marzo, seleccionada para convertirse en el día de homenaje a la mujer, se debe a la lucha de las obreras de Nueva York realizada el año  1857. A partir de entonces se realizaron muchas otras demostraciones de protesta de las trabajadoras, una de ellas en 1908, cuando se realizó una huelga demandando la igualdad salarial y la reducción de la jornada laboral a 10 horas, y tiempo para amamantar a sus hijos. En esa huelga perdieron la vida más de un centenar de mujeres trabajadoras de la fábrica de Sirtwoot Cotton. 

El año 2017 sitúa a la mujer boliviana con una jornada menor que la de los varones, con un día libre al año para someterse al examen de papanicola u citología del cuello de útero, inamovilidad de la madre y el padre  progenitores, pero a pesar de esos avances este año encuentra a las mujeres, por lo menos en Bolivia, luchando por varias demandas, entre los que más resaltan: seguridad y respeto a los derechos humanos de las mujeres en el campo laboral,  igualdad de oportunidades y de remuneración.  

Ya no vale apoyarse en estadísticas para demostrar la inseguridad de las mujeres en los hogares, en las calles, en los puestos de trabajo. 

Es una constante la violación de los derechos humanos de las mujeres. No nos equivocamos cuando señalamos que un porcentaje grande de los asesinatos son a mujeres, por ello se tipifica estos crímenes como feminicidios. Los perpetradores de estos delitos son los esposos o los mal llamados compañeros de las agredidas, sus padres e incluso los hijos. Este es un tema que tiene que ser tratado desde la perspectiva policial como un delito, pero también como un problema de salud pública y de derechos humanos. 

El Estado tiene mucho que explicar a la población, sobre todo a las mujeres, del porqué no hace una campaña similar en intensidad a las que realizan para promover a los dirigentes del proceso de cambio.

En el campo de las remuneraciones, se encuentra a las mujeres en la misma situación de fines del siglo pasado. No se ha avanzado casi nada en esta materia. Se mantiene  una brecha muy grande de ingresos entre hombres y mujeres por igual trabajo. En algunos sectores las mujeres ganan por lo menos un 20% menos que los hombres. Hace unos años, en la zafra de la caña, se referían a la mujer trabajadora como las cuartoneras porque se les pagaba un cuarto de lo que a un trabajador hombre. Existen muchos más ejemplos en este tema que no vale la pena seguirlos mencionando. 

Pero en el campo laboral existen otros temas tan importantes como el de las remuneraciones, los mismos tienen que ver con el acoso de los jefes, la discriminación en los ascensos y promociones que reciben todos los trabajadores, menos las mujeres.

Luego de la hiperinflación, cuando se verificó un descenso de los ingresos de los jefes de familia, las mujeres se volcaron al mercado de trabajo con muy baja capacitación y, por lo tanto, su ingreso era más bajo. Muchas Organizaciones No Gubernamentales (ONG) emprendieron la tarea de capacitar a las mujeres, logrando éxito.  Ahora, en del siglo XXI,  en pleno proceso de cambio, cuando se registró un  boom económico que  demanda mucha mano de obra, con base en salarios altos, cuando las tasas de desempleo están por debajo del 4%, muchas mujeres también se volcaron al mercado de trabajo,  pero ahora muy pocas sin capacitación,  pero nuevamente se repitió el mismo fenómeno de 1986: sus ingresos son más bajos que los de los varones.  

Las mujeres trabajadoras por cuenta propia también experimentan discriminación, pero muchas de ellas se abrieron paso en actividades antes sólo reservadas para los hombres. Ahora, por ejemplo, encontramos a las mujeres conduciendo taxis, buses, etcétera. Pero eso no es una concesión, ellas se lo están ganando sin ningún apoyo, es más, luchando contra todo tipo de trabas legales, sociales, etcétera.

Por ello es bueno recordar que el Día de la Mujer no es una fecha para reconocer su belleza o gracia, es una fecha que alude a sus luchas laborales.
 

Rodolfo Eróstegui T. es experto en temas laborales.
65
2

También te puede interesar: